Tag Archives: México

¿Peligros en la ruta? Podcast no.2


¡Buen día gente bonita!
Les dejamos el segundo podcast que preparamos. Trata sobre los peligros del viaje.
Creemos que todo es parte del equilibrio y cuando algo se va, es porque algo mejor viene.
Esperamos sus comentarios ;)

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Viajeros

II

He andado muchos caminos,
he abierto muchas veredas;
he navegado en cien mares,
y atracado en cien riberas.

En todas partes he visto
caravanas de tristeza,
soberbios y melancólicos
borrachos de sombra negra,

y pedantones al paño
que miran, callan, y piensan
que saben, porque no beben
el vino de las tabernas.

Mala gente que camina
y va apestando la tierra…

Y en todas partes he visto
gentes que danzan o juegan,
cuando pueden, y laboran
sus cuatro palmos de tierra.

Nunca, si llegan a un sitio,
preguntan a dónde llegan.
Cuando caminan, cabalgan
a lomos de mula vieja,

y no conocen la prisa
ni aun en los días de fiesta.
Donde hay vino, beben vino;
donde no hay vino, agua fresca.

Son buenas gentes que viven,
laboran, pasan y sueñan,
y en un día como tantos,
descansan bajo la tierra.

Soledades. Antonio Machado

Entré al blog de Molcajete Viajero por dos cosas, una curiosidad por su nombre y la otra, una receta para hacer comida “natural” para gatos. Encontré una foto que la tomó un amigo y así me fui leyendo una especie de mezcla entre periodismo, notas de una infancia a finales de los setenta y enlaces a temas de tao y feng shui. En el post Otra reflexión sobre el ser viajero aparece este poema de Machado y una reflexión sobre los viajeros, sobre como llegaron a su vida y como se convirtieron en uno.
A principios del dos mil, estaba en una playa mexicana del pacífico, nadeando y disfrutando de los paraísos naturales. Una artesana argentina se me acercó a venderme una pulserita, se la compré por qué sabía que Argentina estaba en crisis… Pensé que ella estaba tan lejos por qué ya no se podía vivir en su país y tenía que recurrir a vender pulseritas en las playas mexicanas. Tal vez huyó en un momento crítico de Argentina o tal vez sólo quería conocer el lindo mar mexicano, así como yo quería conocer los glaciares y a sus pingüinos.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Distancias de México a Brasil e intermedios: rumbo al 2014

Ahora que el Mundial de Brasil del siguiente año se pone en voga, pensamos en hacer un pequeño cuadro de distancias, que aunque general y aproximado, sirva de referencia para aquellos reales aventureros que elijan la vía terrestre para asistir a la magna fiesta del fútbol.

La ruta en general se divide en dos partes: la primera es Centroamérica, donde prácticamente la única ruta es la Panamericana (o la también llamada Puebla – Panamá), con algunas desviaciones turísticas, y que va de Tapachula, en el estado mexicano de Chiapas, hasta Ciudad de Panamá, donde es necesario tomar un barco o un avión para conectar a Cartagena, en Colombia, donde se puede continuar la segunda parte, que es Sudamérica.

Ya aquí se nos presentan muchas rutas posibles:

a) Ir hacia Venezuela subiendo por el Caribe y bajar por la Gran Sabana hacia Manaos, Brasil, para de ahí cointinuar vía la ruta transamazónica, y donde se tienen que navegar varios trechos por el río más caudaloso del planeta, hacia Brasilia y Rio de Janerio;

b) O si no, se puede bajar siguiendo la mágnifica cordillera andina y recorriendo gran parte de los países sudamericanos. Esta ruta hace necesario bajar sí o sí hasta Lima, Perú (- b.1- a menos que se embarquen en alguno de los diversos puertos amazonicos, y terminen siguiendo la ruta transamazónica), recorriendo la carretera Panamericana, y de ahí comienzan las ramificaciones: o hacia Chile o hacia Bolivia.

c) La desviación por Bolivia nos haría dirijirnos hacia La Paz para de ahí, o conectar a Campo Grande, Brasil directamente via Santa Cruz (-c.1-), o via Asunción de Paraguay hacia Foz de Iguazú (-c.2-).

d) También de La Paz podríamos elejir continuar rumbo al sur siguiendo los Andes, hasta Salta, Argentina, donde giraríamos hacia el Este rumbo a Córdoba y de ahí hacia Iguazú.

e) O si bajamos de Perú directo a Chile vía Arica, podríamos cruzar hacia Argentina en Copiapó -o por Santiago (e.1)-  desde donde nos dirigiríamos a Córdoba e Iguazúf)

O acaso podríamos tomar la vía de Asunción, Paraguay… O bien podríamos tomar la desviación hacia Buenos Aires y Uruguay, por no dejarlos fuera, y entrar a Brasil por el sur, vía Porto Alegre… ¡Hay tantos caminos!

Y bueno, acá les dejamos una ruta de las tantas posibles. No la escogimos por algo en particular, sino sólo a manera de presentar un esbozo de una de tantas rutas posibles.

Distancia de Tapachuala, México (vía Ciudad de Guatemala) a Ciudad de Panamá: 2,550 km. aprox.

De Panamá a Cartagena es necesario embarcar o tomar un vuelo corto, ya que no existe una ruta carretera que conecte Centro y Norteamérica con Sudamérica. Acá más info.: http://www.dfushuaia.com/web/2011/03/cruzar-un-vehiculo-y-personas-de-panama-a-colombia/

Distancia de Cartagena, Colombia a Pasto (vía Medellín): 1,400 km. aprox.

Distancia de Pasto, Colombia a Foz de Iguazu, Brasil (Vía Quito, Ecuador; Lima, Peru; Arica, Chile; Salta, Argentina; Asunción – Ciudad del Este, Paraguay): 10,500 km. aprox.

Distancia de Foz de Iguazu a Rio de Janerio, Brasil: 1,450 km aprox.

¡Lo que nos da en total aproximadamente 16,000 km.!

Obviamente los invitamos a que descibran sus propias rutas en la mágnifica herramienta que es Google Maps –> https://maps.google.com

¿Has hecho una ruta similar, o tienes otras variantes en mente? ¡Compártelas con nosotros!

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

El viaje a México

Desde Costa Rica yo hubiera podido ir a mi México de visita, luego lo pensamos en Venezuela, pero al final lo logramos después de más de dos años.

Mientras estábamos en Bolivia estuvimos monitoreando los precios de las aerolíneas y nos dimos cuenta que el viaje desde el aeropuerto de Buenos Aires, Argentina era apróximadamente 300 usd más caro que desde Santiago, Chile. Luego, de un día para otro y con el peso mexicano (que al final es el que seguimos ocupando) tan devaluado, nuestro viaje salía muy caro.
Una mañana nos avisó el papá de Pedro que había visto el vuelo en descuento, así que ni tardos, ni perezosos revisamos. Ese día y justo en la temporada que queríamos ir (en el pleno invierno del hemisferio sur) tenían buen precio: 700 usd más o menos. Nuestra primera opción era Taca, pero no nos permitía viajar con Gurú, así que buscamos y encontramos el mismo precio (bueno, veinte dólares más) en Avianca, con la posibilidad de viajar con él. Hicimos algunas cuentas, pedimos unos cuantos prestamos y voilà! Un mes a México.
Estábamos locos de la emoción, había que planear donde dejar a Xochipilli y un montón de cosas por hacer. Teníamos un contacto para dejar la camioneta y al final todo salió mal. Se volvió problema de último minuto y ¡Ah! correr y más correr, pero al final todo salió muy bien y pudimos tomar el avión sin contratiempos. La verdad el trato de Avianca fue maravilloso y la comida mejor de lo que esperábamos ;)
Para quienes nos preguntaron sobre viajar con el perro en avión:
1. Tuvimos que avisar con mínimo dos días de anticipación a la aerolínea. Tuvimos que tener el peso y las medidas de la transportadora.
2. Nos pidieron una transportadora, también la rentaban, pero el costo era de 45 dólares y la conseguimos en 60 dólares.
3. Para fines prácticos es como una maleta. Para el viaje hacia México nos dijeron que serían 80 dólares, pero al llegar a ventanilla fueron sólo 50 dólares. Recibe un trato especial, fue llenado de estampas que decían “Life Animal”
4. No tuvimos que sedarlo, pero nos recomendaron acostumbrarlo a la transportadora. Lo metí primero por dos horas y el día del vuelo parece que no la paso tan mal.
5. Nosotros lo olvidamos, pero lleva un poco de comida. La aerolínea y sanidad permite una ración de comida.

Gurú antes de iniciar el viaje
Gurú a la espera de México

 

Eso ahí abajo, es el Amazonas

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

La Guadalupe, icono de Mexico

Cuando uno está de viaje, creemos que es cuando se da cuenta de la importancia cultural de su país, bueno, en particular de un país como México que siempre da de que hablar.
Mucho antes de que fueramos noticia por las muertes o el narcotrafico, México ya tenía un lugar en el pensamiento de extraños.
Aún nos sigue llamando la atención la manera en que “El Chavo del 8″ ha marcado a generaciones en el mundo entero. A veces sentimos un poco de pena, pues la gente asume que nosotros lo vimos y pues sí, pero no tanto como en otros países. Hay veces que nos preguntan por capítulos en específico y la verdad es que hace años no lo hemos visto. Así como entre nuestros amigos preguntamos por Los Simpson, hagan cuenta. Complicado si la última vez que recuerdas haber visto un capítulo entero tenías diez años…
Últimamente nos dicen mucho sobre la serie “La rosa de Guadalupe” la cual si hemos visto tres veces es mucho y es que si usted estimado lector va a encender la tele, lo que menos quiere ver es un remix de “Mujer, casos de la vida real” con al final un toque de Guadalupanismo. Mucho drama y poca consistencia.

Desgraciadamente, es lo que Televisa exporta hacia Latinoamérica y digo, de este lado del charco donde tener televisión por cable es lo que no nos hace quedarnos en la mala televisión local.
Y si bien estos iconos prevalecen en el pensamiento comunitario sobre México, la verdad es que la madre de México, es la reina por algo. Una amiga nos decía en FB, ¿Verdad que es milagrosa?
Nosotros podemos decir que sí. A nosotros nos ha abierto las puertas de una manera increíble y es que no hay persona que no reconozca esa silueta.
En Maracaibo en una ocasión, una vecina de la cuadra se nos acerco para preguntarnos si vendíamos estampas de la virgen. En Venezuela hay ciertos productos que no llegan y uno de ellos, son las estampas de la morena.
Nosotros no habíamos pensado en la venta de productos religiosos y creo que no lo haremos, pero lo que es acercamiento propició fue ventas de artesanía, dibujos que nos hicieron los nietos de la señora y hasta regalos.
Después del robo en Chichiriviche pensamos en la posibilidad de que tal vez la sola imagen de la Virgen de Guadalupe podría haber disuadido a los ladrones, aunque bueno, es Venezuela y puede que incluso nos la hubieran robado.
Con las nuevas impresiones de Xochipilli, la casa rodante, mandamos a hacer algunas vírgenes con dicha finalidad. Ya tenemos una silueta en la puerta de atrás y con tan sólo verla mucha gente nos saluda más efusivamente. Digamos que también les damos más confianza, pues somos chicos guadalupanos. Y es que nosotros con el paso del tiempo lo hemos ido averiguando. Católicos no podría decirse que somos, no en el sentido estricto de la palabra. Romanos y apostólicos mucho menos, pero guadalupanos sí. Digamos que la imagen de la Virgen nos recuerda a la madre, a la tierra en donde nacimos, a lo que se nos inculca con el famoso amor a la madre y el despectivo “Chinga tu madre” y ese valor como lo traslapamos hacia la virgen.
Nosotros nos sentimos protegidos por la buena energía que nos emanan desde los puntos que hemos conocido, así como al gente que hemos cruzado en el camino y aún así, sabemos que la Virgen de Guadalupe nos acompaña en esta peregrinación a Tierra de Fuego, ¿por qué quien dijo que sólo a los santuarios se hace peregrinación?
Así desde aquí felicitamos a todas las Lupitas, a todas las madres y esperamos su cuidado nos siga acompañando.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Vuelta al Caribe

Nuestro viaje empezó el 14 de julio, dimos un pequeño recorrido por el sur de México. Primero por el estado de Chiapas y subimos hasta Yucatan. De ahí, nuestra primer playa oficialmente fue en Cancún. En la zona nos quedamos más de un mes, desde Cancún, Playa del Carmen y la Reserva de Si’an Kaan. Bajamos por Belice, Guatemala y seguimos toda la ruta de la panamericana. Vivimos en Puerto Viejo, una playa en el Caribe de Costa Rica y nuestro primer encuentro con Colombia fue en su costa atlántica y en Venezuela seguimos el mismo recorrido. Así que nos dimos cuenta que en la parte continental ya le habíamos dado la vuelta al Caribe. Desde México hasta Venezuela.

Conocimos una playa muy cercana al poblado de Playa Caribe, pero no pudimos pasar ahí la noche, pues nos comentaron que no era conveniente. La playa era casi sólo nuestra y unos pescadores nos regalaron un par de pescados que fueron el menú del día. Al día siguiente fuimos “hasta” Playa Medina. No sabíamos si ir, pues la gente nos decía que quedaba “hasta” allá, como si se tratara de algo muy lejos, pero en menos de una hora ya estabamos allá. Playa lindisima, pero el agua estaba bien fría.

En dado momento dudamos en ir, pero fue cerrar un ciclo. No sabemos cuando volveremos a ver el Caribe, ni desde que perspectiva, tal vez sea en Venezuela, Colombia o incluso hasta nuestra vuelta a México.

Decidimos despedirnos del hermoso Caribe que nos acompañó casi un año de recorrido bañándonos con sus aguas calientes en diferentes lugares de nuestro hermoso continente. Para Elena el lugar más lindo del Caribe en Sian Ka’an, playas muy vírgenes que invitan a nadar desnudo, para Pedro el color del azul de Cayo Sombrero será difícil de superar.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Chetumal en el día del Grito

Con todo y que ya queremos cruzar la primer frontera, la verdad es que no podíamos irnos sin pasar el 15 de septiembre en México. Así que fuimos a Chetumal. =)

Todo iba de maravilla, hasta que mientras ibamos camino a, se soltó un aguacero muy, pero muy fuerte. Entrar a la ciudad fue peor, pues todo estaba inundado, los locales cerrados, el viento fuerte y fue así como supimos que la Tormenta Karl estaba pasando encima de nosotros. Nos detuvimos y a las pocas horas fuimos a hacer un scooting de la zona.
Lo bueno es que para la noche ya todo estaba de pie de nuevo y con ganas de divertirse todos.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS