Tag Archives: glaciar

Del Chalten a Villa O’higgins

image

Sobre este paso no hay mucha información, incluso hemos encontrado guías que dicen: “para los más aventureros” sin explicar realmente como es el paso. Sobre esta parte, Chile aún no ha querido dejar en claro los límites territoriales, así que este paso es sólo (por desgracia) para peatones o ciclistas. Cuando hicimos la carretera austral lo ideal hubiera sido recorrer este tramo hasta el Chaltén, pero ya que nosotros no pudimos hacerlo, les transcribimos la info que encontramos en Argentina sobre este paso: Realizar el trámite migratorio en la oficina de Gendarmería Nacional en Chaltén. Saliendo de Chaltén recorrer 37 km por la ruta 23 hasta la punta sur del Lago del Desierto, realizar la navegación hacia la punta norte o recorrer el sendero del margén de este lago (14 km). En la punta norte, donde se encuentra el Grupo de Gendarmería Nacional Lago del Desierto, nace un sendero de trekking al Paseo Internacional Portezuelo de la Divisoria (distancia 5 km, duración 1:40 hs, desnivel 200 m). Paso Dos Lagunas, Chile, abierto del 1 de noviembre al 30 de abril. A partir de ahí, en Chile, continuar por una huella para vehículo 12 km, apróximadamente 4 hrs, hasta Pto. Candelario Mancilla donde sale la embarcación hacia Villa O’higgings. Tal vez es sólo para los aventureros, pero el Campo de Hielo Norte vale mucho la pena.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

En los glaciares

Calafate nos trató increíble e incluso a mi me gusta para vivir.
Más de tres semanas pasaron para poder conocer el famoso glaciar Perito Moreno. Fueron semanas de arduo trabajo durante la Feria Nacional del Lago Argentino y aprendizaje, sí, nos estamos profesionalizando en las artesanías y hemos mejorado nuestras habilidades. Ha valido totalmente la pena ;)

Ver el glaciar no sólo es admirar la magnitud de la naturaleza, sino que genera un sentimiento único. El cuerpo se llena de sensaciones y un profundo oleaje de emociones lo recorre. Los tempanos continuamente se están cayendo, se escycha un GRAN crugido que parece venir desde la lejanía del glaciar y de pronto una montaña de hielo cae frente a tus ojos. El tempano cae y sale a flote, la energía que se desprende es tan grande que es muy perceptible. Sobre todo si estas en el barco, el oleaje no es imaginación.
La entrada al Parque Nacional Los Glaciares no es barata para los extranjeros y siempre hay maneras de evadirla (pasando con un grupo de argentinos por ejemplo) y si quieres tomar el barco o conocer otros glaciares hay que aumentar costos, pero perderse el glaciar sería un error. Si hay algo de lo que hay que presumir es de vivir esta experiencia. Fuimos afortunados y pudimos pasar la noche dentro del parque. Nosotros lo hicimos muy natural, pero al parecer está prohibido acampar.

La entrada al PN Los Glaciares tiene un costo de 100 pesos argentinos para extranjeros, excepto Uruguay y Paraguay.
El barco tiene un costo de 90 pesos por persona y dura hora y media. Desde las pasarelas ves a un km el glaciar, desde el barco estás a 200 mts. Realmente la diferencia la hacen los rompimientos del glaciar, pero igual se ven desde las pasarelas.

Ahora estamos a punto de entrar al parque de glaciares chilenos Torres del Paine. Este parque es para recorrerse en varios días, así que vamos equipados de alimentos y toda la actitud para caminar 7 horas diarias aproximadas para seguirnos maravillando de los gélidos parajes de esta zona del planeta.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Sobre la carretera austral

Unos días antes de entrar, nos dijeron que la carretera austral era pobre. Ahora no sé en que sentido lo dijeron.
Tal vez haya menos que comprar. Tal vez el camión del huevo no ha pasado, pero no se puede hablar de pobreza, sino su situación es diferente. Ellos están perfectamente acostumbrados si en su pueblo no hay gasolinera y esto es lo de menos.
Cuando le dije a Pedro que me recordaba a la Gran Sabana en Venezuela, burlonamente me dijo que si era por los bosques de coníferas o los glaciares. El paisaje es MUY diferente, obvio no me refería a eso, sino al hecho de maravillarte un paisaje tras otro hasta el punto de no saber cual es el más bello. Cada mañana en el recorrido de dos semanas era asombrarte por la vista tan espectacular que la naturaleza puede ofrecer.
Futalefu, el primer poblado nos pareció super lindo, chiquito y muy coqueto. La chica de turismo había recorrido varias veces la carretera austral así que fue de gran ayuda. Y desde ahí hasta el fin de nuestro pequeño recorrido fue asombrarnos con lagos, ríos,
nevados, el primer ventisquero del viaje, los glaciares, las cuevas de marmol; días llenos de magia.

Recién habíamos retomado el ripio y se nos poncho un neumatico. Al llegar a Puerto Río Tranquilo en la gomería (vulcanizadora)nos dijeron que se había roto la valvula y que tendríamos que ir a Cocrahne o regresar a Coyaique. Tomamos la ruta hacía Bahía Exploradores y fue una buena decisión. Todo el camino es hermoso.
Llegamos a Cocrahne y cambiamos la llanta para volver a Chile Chico. Teníamos muchas ganas de ir a Caleta Tortel, pero los horarios de los autobuses eran muy justos.
Pensar en ir en Xochipilli no estaba en discución, sólo de nafta eran 80 dólares. Hay lugares que no son para ese momento.
Regresamos a Chile Chico, pues lo de los pasos fronterizos es un poco confuso. Antes de llegar, la misma llanta se volvió a pinchar. ¡Vaya suerte! Más bien ¡Vaya camino!
El clima fue estupendo y nos dejo disfrutar mucho de la carretera austral.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS