Tag Archives: frenos

Lo último de Venezuela

Para cambiar los frenos nos endeudamos con Lucy y Xavi, no esperábamos tener que cambiarlos aún en Venezuela donde no podemos sacar dinero  más que de las ventas de artesanía. Así que para cambiar unos dólares que aún teníamos los llevamos a Maracay. Ellos tomarían un vuelo a Buenos Aires en menos de una semana y nosotros teníamos el mismo tiempo para salir de Venezuela, antes de que nuestros permisos expiraran.

En Maracay conocimos a una de las couch más impresionantes que hemos conocido. A veces les da un espacio para dormir hasta a siete personas al mismo tiempo. Ella dice que donde caben dos, caben todos. No tuvo problemas en aceptarnos y dado que es una amante de los animales, hasta Gurú tuvo corte de pelo para no seguir padeciendo el calor de Venezuela.

Sólo estuvimos unos cuantos días. De ahí nos dirigimos a Barquisimento. Lucy y Xavi nos dijeron que el anfitrión que los recibió a ellos era un chamo súper buena onda y aunque al principio nos dijo que no podría, nos trató de ayudar a conseguir casa y al final nos quedamos con él por el fin de semana.

Necesitabamos plata para salir de Venezuela, pues cobra, según la frontera un monto por el permiso de ¿salida?. Por ejemplo en la frontera con Brasil no cobra, por el aeropuerto de Caracas nos parece que son 160 bsF y por Cucuta eran 80bsF. Aún teníamos que pagar las vacunas que le faltaban a Gúru. ¡Muchos gastos, pocos días!

La venta en Barquisimento no salió como esperábamos, pero bueno, aún no estábamos en ceros y mientras la gasolina sea casi gratis, aún podíamos tener esperanza. Compartimos buenos ratos con Juan Carlos y sus amigos. Puros chicos buena onda.

El domingo por la mañana tomamos camino a Mérida. La distancia en tiempo fueron más o menos 6 horas. Ya le habíamos avisado a Mary y William, amigos de Ejido que pasaríamos a verlos, a contarles como nos había ido con Gurú y a despedirnos. Pasamos por un pan de queso a la panadería del pueblo y llegamos a su casa. Williams estaba en Maracay y se perdió de como ha crecido Gurú y su nuevo corte. Como siempre estar en su casa es una delicia. Una pequeña casa en las montañas con una vista sin igual.

Al día siguiente fuimos al veterinario y a vender. En pocas horas ya habíamos alzado el presupuesto.

Muy temprano el martes por la mañana salimos con dirección a la frontera. Aún queríamos pasar a las Librerías del Sur, las cuales manejan precios MUY económicos. Por un dólar hemos obtenido al menos tres libros. Claro también hay libros más caros, pero hay un montón de precios subsidiados.

Pasamos por San Cristóbal y no nos detuvimos pues temíamos de la policía de Venezuela. Después de tres meses sabíamos como se las gastaban. Llegamos hasta San Antonio y ahí preguntamos si podíamos cruzar hasta el día siguiente, pues la librería ya había cerrado cuando llegamos. Nos dijeron que sí. San Antonio es un pueblo fronterizo bastante pequeño. Nos quedamos con los bomberos, los cuales siempre son una buena opción de ayuda. Al día siguiente pasamos a la librería y salimos de Venezuela. Literalmente salimos sin un bolívar. Después nos dimos cuenta que teníamos cien bolívares escondidos, tan escondidos que no los vimos sino hasta Colombia.

Aún y con todas las situaciones de inseguridad que vivimos en Venezuela, creemos que es un país hermoso de gente hospitalaria. De las mejores vistas con paisajes preciosos.

Esperamos que más que el gobierno, la gente entienda que estos problemas de seguridad sí les afectan y no deberían de permitirlo. Al final siempre se sabe, sobre todo en lugares con poca población, quienes son los ladrones. Que el pueblo exija seguridad es más que un derecho.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS