Tag Archives: Chiapas

Palenque

Cada vez que voy a Palenque, me muestra una parte diferente. Unas me ha mostrado grandes junglas entre campings y hamacas; otras su vida en el centro llena de turismo y gente de paso y en esta ocasión además de toda la belleza natural con la que cuenta. Nos enseñó la vida familiar. Sí, está vez probamos mucha de la comida típica, pero de la que se cocina en casa, no de restaurantes. Fue delicioso probar una ensalada con carambola y para beber, refresco de guanabana. (lástima que no hay foto).

 

 

La zona arqueológica es enorme y ni el 5% está descubierto. Aún así, si quiere ir a Palenque yo el recomiendo llegar MUY temprano y dedicarle todo el día, que entre subir, bajar y adentrarse en todos lados, terminará saliendo a la hora que cierran la zona. Eso sí, con el calor, pasé a darse un chapuzón a las cascadas que están una curva antes de llegar a Palenque. El año pasado no llovió tanto y apenas un chorro caía, este año, las cascadas estaban llenas de vida.

 

 

 

En esta ocasión, pasamos al museo por recomendación de Adrián, quien nos dijo que había una copia de la tumba de Pakal, a la cual ya es imposible pasar y también es imposible que la saquén, pues la piramide fue construida encima del sarcofago de  Pakal.

 

 

Palenque, por su gente, por la zona, por las cascadas, por lo que aprendes en cada visita, siempre vale la pena.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Bonampak, enmedio de la selva

Después de nuestra primera noche internados en la Selva Lacandona continuamos el recorrido hacia Yaxchilán. A estas alturas ya estábamos cansados de todas las cuotas que hay que pagar: a la comunidad, al INAH, al ejido, a la Semarnap.

Y bueno, Yaxchilán, a pesar de que se encuentra de otro lado del Río Usumacinta, siendo aún tierra chiapaneca, no podían dejar pasar la oportunidad de además de cobrar por entrar al pueblo, y la cuota del INAH, había que pagar una lancha para cruzar a la zona arqueológica. La lancha, lo menos era 500 el viaje redondo por los dos, la verdad cansados de tanto abuso, preferimos retirarnos y dejarlo para otro momento. Eso sí, aprovechamos para la primera foto en el Río Usumacinta y cruzamos del otro lado de la carretera para encontrarnos con Bonampak.

 

 

 

Bonampak es famosa por sus murales, sí, sus murales llenos de color. Eso y su gran estela.

Pero empecemos por el principio. Al llegar a Bonampak nos informaron como procedía la entrada, pero, otra vez, ya no podíamos pasar. Era necesario pasar ahí la noche. Nos estacionamos y se nos acercaron los niños, primero a vendernos sus artesanías: collares, cucharas de madera, jaguares tallados, en fin, la artesanía local, pero al ver la camper se quedaron con nosotros por un buen rato, nos llevaron al río donde antes de que tuvieran agua en las casas usaban para bañarse y después cuando empezó a caer la noche, contamos historias, cuentos y leyendas. Cerca de la entrada a la zona arqueologica hay una templo protestante, que nos contaron que acababa de llega. Que un señor llegó contándoles que ellos vivían mal y que había un señor Jesucristo.

 

 

Bonampak está en medio de la selva y para llegar hay que tomar un camión en la “entrada” para después de 10 km de terracería, llegar a las ruinas. El costo de la camioneta es de 70 pesos, pero si entras menos de 100 metros, puedes conseguir descuento de estudiante. Dicen que la medida la adoptaron pues muchos visitantes además de ensuciar la carretera, mataban a muchos de los animales que hoy se pueden ver.

La estela que les comenté, es enorme, mide SEIS metros. Y está colocada a la mitad de la acrópolis. Muestra a Chaan Muan II vestido con gran lujo para celebrar su quinto año de gobierno.

 

 

Los murales son tres grandes cuartos sobre la acrópolis, divididos entre ellos que relatan la historia de Bonampak y su rey Chaan Muan II. En la primera se muestra la ceremonia de presentación por parte de la familia gobernante; en ese mismo cuarto se encuentra la escena de la procesión de los músicos. La cámara dos es la de la batalla y la posterior presentación y suplicio de los prisioneros, por último, la tercera cámara exhibe la suntuosa ceremonia de celebración del triunfo. El descubrimiento de Bonampak permitió conocer uno de los mayores testimonios de la cultura maya y la extraordinaria concepción de color y línea de sus pintores, pues estas se conservan en un estado que jamás había visto. Juzgue usted mismo.

 

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

La Majestuosa Lacandona

Sigueindo nuestra ruta por la carretera No. 307, que bordea más de la mitad de la frontera chiapaneca con Guatemala, llegamos a Las Nubes, belleza acúatica enclavada en la Lacandona. La Selva Lacandona es una región muy particular de nuestro país: es una de las pocas selvas que tenemos en México, y a diferencia de la zona selvática de la Península de Yucatán donde se carece de ríos a flor de suelo, contiene grandes cantidades de agua; sólo en Chiapas se concentra el 25% del agua dulce del país. Además, es hogar de numerosísimas especies aniamles y vegetales, muchas de las cuales son endémicas o exclusivas de la región.

Para llegar a Las Nubes es neceario recorrer más de 14 kilómetros de una terracería muy mal conservada (en un par de ocaciones sentímos como se bamboleaba toda la camper) que definitivamente valen la pena. Al llegar al lugar, lo primero con lo que nos topamos es con unas cabañas bellamente acondicionadas (¡tienen calentadores solares!). Siguiendo el sendero, llegamos a un puente el cuál es utilizado como mirador “pincipal” de la caída de agua. Desgraciadamente, desde aquí no se goza de la mejor vista, la cuál se encuentra un kilómetro selva adentro por un sendero pequeño y asediado hasta el cansancio por los mosquitos. Estando arriba, en un bello mirador de madera, se puede contemplar la majestuosidad del lugar: un río enrome que justo donde toca tierra se divide en dos afluentes, la inmensa selva y la infinidad de sonidos. Vida pura y bella es su más magnifica expresión.

Unos kilómetros adelante de la salida a Las Nubes nos encontramos con un parador-mirador que, en una primera instancia no parece más relevante. Sin embargo, desde ese parador pudimos contemplar uno de los paisajes más bellos que vimos desde nuestra salida del DF: la intersección de dos ríos, uno muy caudaloso y revuelto que presentaba una tonalidad café, y otro río un poco menos caudalozo pero más tranquilo, que presumía un color azulado que envidiarín los vitrales de cualquier iglesia.

Este es un lugar de contemplación y, a nuestro juicio, parada obligada en cualqueir visita a la Lacandona.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Amparo Aguatinta

Saliendo de la región de Comitán, y habiendo dejado atrás las bellas Lagunas de Montebello y los bajos de Chiapas, enfilamos directamente hacia la Lacandona, siguiendo la cSaliendo de la región de Comitán, y habiendo dejado atrás las bellas Lagunas de Montebello y los bajos de Chiapas, enfilamos directamente hacia la Lacandona, siguiendo la carretera Federal No. 307. Nuestra primer parada fue Amparo Aguatinta, demaración que con el levantamiento zapatista de 1994 logró su nombramiento como municipio del Estado de Chiapas, lo que teóricamente le daría el beneficio de contar con recursos federales y estatales para su desarrollo. SIn embargo, debido a las filiaciones del poblado, nunca recibió de facto dicha autonomía ni dichos recursos, por lo que la demaración sigue dependiendo del municipio vecino Las Margaritas. Tuvimos la oportunidad de poder charlar con un ex combatiente del EZLN, quien nos contó su adhesión del movimiento (hace ya casi 20 años, de los cuales permaneció 14 en activo) y cómo es que el poblado sufrió la represión de las fuerzas gubernamentales. Su adhesión respondío a la extrema situación de pobreza en que vivía todo el pueblo, y la falta de interés de los gobiernos por mejorar su situación. Recordemos que el Estado de Chiapas ha vivido una marginzación sistemática por parte de las instituciones federales, permaneciendo en el último escalón de los índices de desarrollo y pobreza del país. No por nada tenían estas personas de que quejarse. Sin embargo, la juventud es corta y la lucha a veces se torna demasiado larga, lo que devino en el caso de nuestro amigo en un alejamiento del moviemiento, ya que ahora hay una familia que alimentar. Más allá del valor anecdótico de las viviencias de nuestro amigo, son evidencia de la desesperación humana por salir de la pobreza, y de los caminos extremos que la humanidad es capaz de recorrer para abandonar estados de vida casi pre civilizatorios donde ni el susteno es seguro para el día de mañana. Esto nos recuerda la travesía de tantos latinoamericanos hacia Estados Unidos en busca de la promesa de un mejor futuro, sin importar que en la consecución de tal fin pueden perder hasta la vida misma.rretera Federal No. 307. Nuestra primer parada fue Amparo Aguatinta, demaración que con el levantamiento zapatista de 1994 logró su nombramiento como municipio del Estado de Chiapas, lo que teóricamente le daría el beneficio de contar con recursos federales y estatales para su desarrollo. SIn embargo, debido a las filiaciones del poblado, nunca recibió de facto dicha autonomía ni dichos recursos, por lo que la demaración sigue dependiendo del municipio vecino Las Margaritas.

Tuvimos la oportunidad de poder charlar con un ex combatiente del EZLN, quien nos contó su adhesión del movimiento (hace ya casi 20 años, de los cuales permaneció 14 en activo) y cómo es que el poblado sufrió la represión de las fuerzas gubernamentales. Su adhesión respondío a la extrema situación de pobreza en que vivía todo el pueblo, y la falta de interés de los gobiernos por mejorar su situación. Recordemos que el Estado de Chiapas ha vivido una marginzación sistemática por parte de las instituciones federales, permaneciendo en el último escalón de los índices de desarrollo y pobreza del país. No por nada tenían estas personas de que quejarse. Sin embargo, la juventud es corta y la lucha a veces se torna demasiado larga, lo que devino en el caso de nuestro amigo en un alejamiento del moviemiento, ya que ahora hay una familia que alimentar.

Más allá del valor anecdótico de las viviencias de nuestro amigo, son evidencia de la desesperación humana por salir de la pobreza, y de los caminos extremos que la humanidad es capaz de recorrer para abandonar estados de vida casi pre civilizatorios donde ni el susteno es seguro para el día de mañana. Esto nos recuerda la travesía de tantos latinoamericanos hacia Estados Unidos en busca de la promesa de un mejor futuro, sin importar que en la consecución de tal fin pueden perder hasta la vida misma.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Lagunas de Montebello

Las Lagunas de Montebello es otra de las grandes maravillas de la naturaleza en Chiapas. Este Estado es hogar de una infinidad de lugares bellos, tanto naturales como culturales, y es por lo que destaca como uno de los lugares más ricos del mundo: los espectáculos que nos regala a la vista y al intelecto son únicos e inigualables.

Estas lagunas destacan por lo hermoso de sus colores, que van del turquesa, al esmeralda, pasando por un casi infinito rango de azules y verdes. La coloración de las lagunas es producto de la profundidad y de las sales que posee, lo que le da una personalidad única a cada una de ellas: desde la Ensueño, pasando por la Esmeralda, hasta la Laguna de Montebello y 5 Lagos, donde se conjugan todos los colores en una seríe lagos interconectados.

También conocimos la Laguna Internacional, justo detrás de Tziscao, la cual es uno de los puntos fronterizos entre México y Guatemala. Esta laguna no posee la misma belleza que las anteriores, sin embargo es el primer punto fonrterizo que tocamos en nuestra travesía. Del lado guatemalteco no hay más que una pequeña zona comercial, donde al igual venden recuerdos de Guatemala, como de Chiapas y México. No consideramos este como nuestro “primer” cruze de frontera, pero sí que es nuestro primer acercamiento.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Chinkultik

La primera zona arqueológica maya por la qué pasamos fue Chinkultik. A 56 km de Comitán sobre la carretera que lleva a las Lagunas de Montebello.

Chinkultik, se encuentra rodeado del pueblo Miguel Hidalgo. En el mapa aparece chiquito chiquito. Teníamos la idea de pasar, pero por la hora, pasamos ahí la noche.

 

Cuenta la gente, que Chinkultik es una tierra de mucha energía y la última vez que lo demostró fue hace unos dos años, cuando el INAH y la comunidad entró en conflicto sobre quien debía tener a su cargo el cuidado de la zona arqueológica. Se armó el mitote y con ello los asesinatos, pero al final, quedaron en un muy armado parador turístico y pensiones pa’ las viudas. Eso sí, ahora la comunidad es la que se encarga del mantenimiento de las ruinas rotando los turnos entre ellos y el INAH solo se mantiene al margen.

El parador turístico es muy bonito para pasar la noche. Se encuentra a unos cuantos kilómetros y tiene muy cerca una laguna muy bella con todo y su muelle. Una belleza para un día tan maravilloso como es el día fuera del tiempo.

A la mañana siguiente comenzamos nuestro día muy temprano conociendo las ruinas. Si no fuera por una maravilla natural, yo diría que no se pierden de nada espectacular, un juego de pelota, varias estelas… pero lo espectacular es que ¡hicieron la pirámide principal junto a un cenote! Sólo por eso vale la pena conocerla.

 

 

 

Estamos habituados (ejem) que en Yucatán y Quintana Roo, casi abajo de cada casa haya uno, pero en medio de la Lacandona, yo la verdad no había escuchado.

Para los mayas, los cenotes son estanques sagrados alimentados por manantiales subterráneos que se abren directamente al corazón de la Madre, así por ejemplo, en Chichen Itza sólo construyeron todo ese complejo arquitectónico, pues estaban venerando al gran cenote. Lo cual no parece estar muy lejos de Chinkultik en razones para una acropolis. Los habitantes dicen que hace tiempo drenaron este cenote, pues se decía hay muchos tesoros que estan en las profundidades, pero que nunca pudieron vaciarlo realmente, pues al bajar un poco el agua, las dos lagunas colindantes lo volvían a llenar. Los arqueólogos, por su parte dicen que sacaron objetos fúnebres, incenciarios y objetos que los hacen suponer eran para adorar a Chac el Dios de la lluvia.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

El Chiflón

El Chiflón es una cascada enclavada en los “bajos” de Chiapas. Para llegar ahí, desde Comitán, fue necesario descender la sierra chiapaneca hasta llegar al llano, donde todavía nos separaban 30 km. de ahí. La reserva la constituye casi mil metros de recorrido junto al rio, los cuales terminan en la espectacular caída de agua que los lugareños denominan “Velo de Novia”, ya que el agua forma una cortina o velo blanco que desciende como llovizna sobre el río y los alrededores. En el púnto más alto del recorrido, justo donde termina el sendero en la cima de una roca, el velo se convierte en un franco chubazco, donde uno termina tan empapado del rocío como si se hubiera metido a la regadera con todo y ropa.

Es un lugar muy hermoso, digno de ser conocido.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Zoológico Manuel A. del Toro

A decir verdad, Tuxtla Gutierrez, la capital de Chiapas, no es uno de mis lugares favoritos, pero tenía MUY buenos recuerdos del zoológico, cuando hace unos quince años lo conocí. Los niños somos impresionables, así que no sabía que pensar, pero un buen amigo, nos recomendo ir y como soy ¡SUPER ultra fan de los zoológicos! no lo dudamos.

Don Miguel diseñó este parque en El Zapotal. Pensó en un lugar donde los animales podrían vivir de manera más natural, y los paseantes tendrían la oportunidad de aprender observando. Los animales que se encuentran aquí son totalmente endémicos de Chiapas (así que no esperes encontrar un oso) y muchos de ellos se encuentran paseando entre los caminos y las jaulas.
Cuenta con más de 79 especies. Un museo sobre el nido, crecimiento y habitat de los cocodrilos, así como con un aviario y un serpentario (éste último es de lo más increible que he visto, es impresionante darte cuenta de cuantas especies de serpientes puedes encontrar sólo en la selva Lacandona)
Además de contar con la clásica cafetería y una tienda de recuerdos, también encuentras a lo largo del recorrido, muchas mesitas para hacer el picnic mientras convives con la naturaleza.

}

Mientras recorres el zoológico encuentras varios letreros con pensamientos que te hacen reflexionar sobre la naturaleza y su importancia, pero este se me hizo el más apropiado y por eso se los comparto.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

San Cris

San Cristóbal de Las Casas 

tiene un lugar en mi corazón. Desde la primera vez que la vi me enamoré de ella y luego, mis visitas continúas sólo hicieron que ese amor creciera. Sé que para muchos es una ciudad donde hay demasiado extranjero… Sí, pero creo que el encanto radica en que la mayoría de esos extranjeros son viajeros de mochilazo. Sí, también sé que hay cada personaje…

pero eso en cualquier lugar.

 

 

La historia es que los españoles llegaron a fundar la capital de las Chiapas a San Cristobal de las Casas huyendo del calor y los mosquitos de Chiapa de Corzo (jojojo) y Tuxtla.

Y bueno, fundaron una ciudad colonial en medio del cerro más frío, pero cálido a la vez, que encontraron.  Todo esto obviamente fue hecho por los indígenas,  a quienes se les obliga hacer el trabajo.

 

 

 

Con su iglesia, mercado, lindas casitas de no más de dos pisos p

asaron los siglos y hoy San Cris nos muestra una rica variedad de vida bohemia entre iglesias, casas de la cultura, cines independientes, bares y muchos hostales. Si bien es cierto que también ya es una ciudad turística, cualquiera nota que hay muchos más mochileros, mugrosos, pandrosos, chairos, neo hippies o como quiera nombrarlos; que un turista de lujo.
San Cris en menos de diez años se lleno de hostales. Casas con muchos cuartos que empezaron a habilitar para meter a  todos los que cupieran, tomando esta idea de europeos mochileros, pues en México este mercado estaba olvidado.

 

 

Aún puedes encontrar un café americano de buena calidad por diez pesos o un tamal de elote de a quince en el paseo cultural, un tianguis de artesanías que rodea la Iglesia de Santo Domingo donde igual conviven Chamulas*, artezanganos, músicos, turistas y el clásico borrachin.

 

 

Si no disfrutan de San Cris, favor de pasar a San Juan Chamula. A diez minutos un pueblo que aún vive sus tradiciones mezclado con el colonialismo.Su Iglesia es muestra de sincretismo tomado a la mexicana.

Como dice Adrián Lazo, “San Cristóbal de las Casas es una de las ciudades favoritas de mi estado por muchos factores: clima, gente, cultura, arquitectura, artesanias, etc y nunca cansarme porque siempre hay algo nuevo a donde ir o hacer.”

 

 

*Indígenas que venden sus productos locales, pero que habitan en San Juan Chamula, un pueblo aún más alto que San Cris, en el cual el frío está presente todo el año)

 

Aclaración: La primera foto es propiedad de Adrián Lazo, amigo palenqueño. http://looksforlove.blogspot.com/2010/07/san-cristobal-de-las-casas-es-una-de.html

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

El Cañón del Sumidero

Sentados en la lancha que nos llevaría de Chiapa de Corzo a la Presa Chicoasén recordé las imágenes del día previo, cuando admiraba la majestuosidad del Cañón de Sumidero desde los múltiples miradores en lo alto de sus paredes. Desde ahí, aunque sin dejar de ser imponente, el rio Grijalva se antoja pequeño en comparación con las enormes atalayas verdosas que le flanquean el paso. Pero sentados en la lancha, lo que se antoja infinitamente minúsculo es uno mismo, en medio del gran caudal del rio y entre las paredes que más parecen barrancos que dividen a la Tierra en dos.

 

 

Describir esa maravilla inaudita, además de insuficiente, me parece irrespetuoso ante su belleza. Ante ella, no queda más que el silencio y la contemplación.

 

 

Estando sentado en la lancha, admirando nuestra pequeñez, recordé la leyenda del pueblo chiapaneca (de quienes toma su nombre el Edo. de Chiapas) quienes, ante la inminente conquista española, prefirieron lanzarse a la muerte desde la punta más alta del cañón (a más de un km. de altura), que vivir bajo el dominio de otro señor. Aunque los datos “fuertes” de las ciencias históricas desmientan esta romántica leyenda, y se diga que más bien intentaron escapar descendiendo por sus rocosas paredes, lo que provocó la caída y muerte de algunos de sus guerreros, se deja de lado el hecho más importante, que es aquél que intenta rescatar la leyenda: no es el suicidio colectivo de un pueblo ante su derrota, tampoco es una simple escapatoria que costo la vida de muchos de ellos, sino que es más bien el espíritu inquebratnable de un pueblo, que aún bajo el riesgo de su propia vida, prefirio salvar su dignidad, que caer esclavo; que prefirio tomar el más difícil de los caminos descendiendo 1,000 metros por paredes infranqueables, a someter su dignidad y libertad a señores extranjeros. En última instancia, habla del genuino espíritu de pertenencia de ese inolvidable pueblo, y de su inquebrantable vínculo con sus tradiciones.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS