Tag Archives: Buenos aires

Sin prisa, pero sin pausa…

Hace unos días desperté con ese coro en la mente y cual mantra profético, así han sucedido los días de fin y principio de año.
Diciembre es un mes en mucha actividad social, quizá no tanto como en México, pero con el verano, las actividades al aire libre imperan. Todo esto conjugado, más la visita exprés a Uruguay, el famoso paquete que no llegaba y la imprevista descompostura de la cámara nos mantuvo ocupados. Algunas veces nos desesperabamos y ya queríamos cambiar de aires, otras nos acostumbrábamos a la rutina.

Buenos Aires, quedará como la ciudad del reencuentro. Pudimos volver a abrazar y pasar buenos momentos con amigo conocidos en otras latitudes, amigos que nos presentaron nuevos amigos, mas los que conocimos por cuenta propia, así que los asados las comidas familiares, paseos y piletas estuvieron siempre presentes de principio a fin.
Además, gracias a una conjunción de motivos, comenzamos a trabajar en un proyecto web súper bonito que nos mantiene, junto con las artesanías, creativamente trabajando. No hubo tiempo perdido.
Cuando por fin dejamos Buenos Aires para poder trabajar y vivir el verdadero verano, llegamos a Gualeguaychu. Nuestra visita anterior había sido de apenas unas horas y aunque teníamos la intención de sacar los papeles de Gurú y continuar la travesía; la tranquilidad de los días, el río y sus playas, nos dieron motivos para darnos unas vacaciones. La señal del celular era de contentillo, a veces había, a veces no. Internet de buena calidad era necesario ir a buscar al pueblo y sobretodo, ya extrañabamos la vida al aire libre.

Hacer turismo en Argentina es bastante caro, sobretodo en verano, y no tiene que ver con la inflación. Nosotros muchas veces sentimos que es un abuso para el turista, ya sea nacional o extranjero. Pretender vivir el resto del año con e trabajo de tres meses es muy ambicioso y lo peor es que es una falacia, pues de todos modos los meses restantes hay que trabajarlos.
Así, que sin importar los corsos, tomamos carretera y cruzamos a Uruguay, esta vez, todos juntos. Nuestra primer parada fue Mercedes, donde nos recibió un encuentro internacional de jazz. Hemos reiniciado el camino que esta vez va más hacia el este, que hacia el norte. Estamos muy felices de estrenar país ü
Mientras reparamos la cámara, las fotos serán del celular.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Sábado de danzas

El sábado no se celebra el día de la danza, pero parecierá que de eso se trato todo el día =)

Muy temprano teníamos que estar en capital para ver a una clienta a la que le estamos haciendo un proyecto web. Nos encanta verla tan entusiasmada.
Los sábados, en Av. de Mayo, hay un escenario y puestos de comida o de diferentes cosas. Cada sábado hay un país invitado. El sábado pasado fue de Suecia, vimos algunos bailables y me compré un libro de simbolos celtas. Esta ocasión, el país era Rusia y aunque los puestos no eran tan atractivos, las presentaciones fueron muy bonitas.


De ahí fuimos a la feria artesanal de San Isidro. Nos habían platicado mucho de ella y aunque estuvimos poquito, nos gustó el aire de “pueblo” que tiene. Hay gente que nos dice que más que aire de pueblo, es que es muy “fresa” o “cheta”, la verdad es que sí y aunque la Iglesia no tiene nada de colonial, más bien es gótica, nos recuerda a Tepoztlan, debe ser cosa del aire…
Más tarde teníamos una cita con Lu en la UNGS, pues se iba a presentar de nuevo la coreografía que armó con sus compañeros de danza integradora, así que de danzas rusas, pasamos a danzas folcloricas de Argentina.
Les digo, que la vida nos trata muy bien.


Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Paseando por Buenos Aires

Desde que llegamos a Argentina estuvimos evitando la capital, la famosa ciudad de la furia.
Somos chilangos, nacidos, criados y mal criados en la misma “caotica” ciudad y como buenos quilomberos nos gusta tener más cosas que hacer, que tiempo.
Hemos ido y venido en tren, subte, micro y metrobus; caminado las largas caminatas que proporciona una bonita ciudad como Buenos Aires. Estaremos unos días por acá, pero ya planeamos el cambio de frontera y “estrenar” un país más: Uruguay :)
Estas son unas fotos de los últimos días:

¡Gracias por compartir!
image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

El viaje a México

Desde Costa Rica yo hubiera podido ir a mi México de visita, luego lo pensamos en Venezuela, pero al final lo logramos después de más de dos años.

Mientras estábamos en Bolivia estuvimos monitoreando los precios de las aerolíneas y nos dimos cuenta que el viaje desde el aeropuerto de Buenos Aires, Argentina era apróximadamente 300 usd más caro que desde Santiago, Chile. Luego, de un día para otro y con el peso mexicano (que al final es el que seguimos ocupando) tan devaluado, nuestro viaje salía muy caro.
Una mañana nos avisó el papá de Pedro que había visto el vuelo en descuento, así que ni tardos, ni perezosos revisamos. Ese día y justo en la temporada que queríamos ir (en el pleno invierno del hemisferio sur) tenían buen precio: 700 usd más o menos. Nuestra primera opción era Taca, pero no nos permitía viajar con Gurú, así que buscamos y encontramos el mismo precio (bueno, veinte dólares más) en Avianca, con la posibilidad de viajar con él. Hicimos algunas cuentas, pedimos unos cuantos prestamos y voilà! Un mes a México.
Estábamos locos de la emoción, había que planear donde dejar a Xochipilli y un montón de cosas por hacer. Teníamos un contacto para dejar la camioneta y al final todo salió mal. Se volvió problema de último minuto y ¡Ah! correr y más correr, pero al final todo salió muy bien y pudimos tomar el avión sin contratiempos. La verdad el trato de Avianca fue maravilloso y la comida mejor de lo que esperábamos ;)
Para quienes nos preguntaron sobre viajar con el perro en avión:
1. Tuvimos que avisar con mínimo dos días de anticipación a la aerolínea. Tuvimos que tener el peso y las medidas de la transportadora.
2. Nos pidieron una transportadora, también la rentaban, pero el costo era de 45 dólares y la conseguimos en 60 dólares.
3. Para fines prácticos es como una maleta. Para el viaje hacia México nos dijeron que serían 80 dólares, pero al llegar a ventanilla fueron sólo 50 dólares. Recibe un trato especial, fue llenado de estampas que decían “Life Animal”
4. No tuvimos que sedarlo, pero nos recomendaron acostumbrarlo a la transportadora. Lo metí primero por dos horas y el día del vuelo parece que no la paso tan mal.
5. Nosotros lo olvidamos, pero lleva un poco de comida. La aerolínea y sanidad permite una ración de comida.

Gurú antes de iniciar el viaje
Gurú a la espera de México

 

Eso ahí abajo, es el Amazonas

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS