Category Archives: Panamá

Distancias de México a Brasil e intermedios: rumbo al 2014

Ahora que el Mundial de Brasil del siguiente año se pone en voga, pensamos en hacer un pequeño cuadro de distancias, que aunque general y aproximado, sirva de referencia para aquellos reales aventureros que elijan la vía terrestre para asistir a la magna fiesta del fútbol.

La ruta en general se divide en dos partes: la primera es Centroamérica, donde prácticamente la única ruta es la Panamericana (o la también llamada Puebla – Panamá), con algunas desviaciones turísticas, y que va de Tapachula, en el estado mexicano de Chiapas, hasta Ciudad de Panamá, donde es necesario tomar un barco o un avión para conectar a Cartagena, en Colombia, donde se puede continuar la segunda parte, que es Sudamérica.

Ya aquí se nos presentan muchas rutas posibles:

a) Ir hacia Venezuela subiendo por el Caribe y bajar por la Gran Sabana hacia Manaos, Brasil, para de ahí cointinuar vía la ruta transamazónica, y donde se tienen que navegar varios trechos por el río más caudaloso del planeta, hacia Brasilia y Rio de Janerio;

b) O si no, se puede bajar siguiendo la mágnifica cordillera andina y recorriendo gran parte de los países sudamericanos. Esta ruta hace necesario bajar sí o sí hasta Lima, Perú (- b.1- a menos que se embarquen en alguno de los diversos puertos amazonicos, y terminen siguiendo la ruta transamazónica), recorriendo la carretera Panamericana, y de ahí comienzan las ramificaciones: o hacia Chile o hacia Bolivia.

c) La desviación por Bolivia nos haría dirijirnos hacia La Paz para de ahí, o conectar a Campo Grande, Brasil directamente via Santa Cruz (-c.1-), o via Asunción de Paraguay hacia Foz de Iguazú (-c.2-).

d) También de La Paz podríamos elejir continuar rumbo al sur siguiendo los Andes, hasta Salta, Argentina, donde giraríamos hacia el Este rumbo a Córdoba y de ahí hacia Iguazú.

e) O si bajamos de Perú directo a Chile vía Arica, podríamos cruzar hacia Argentina en Copiapó -o por Santiago (e.1)-  desde donde nos dirigiríamos a Córdoba e Iguazúf)

O acaso podríamos tomar la vía de Asunción, Paraguay… O bien podríamos tomar la desviación hacia Buenos Aires y Uruguay, por no dejarlos fuera, y entrar a Brasil por el sur, vía Porto Alegre… ¡Hay tantos caminos!

Y bueno, acá les dejamos una ruta de las tantas posibles. No la escogimos por algo en particular, sino sólo a manera de presentar un esbozo de una de tantas rutas posibles.

Distancia de Tapachuala, México (vía Ciudad de Guatemala) a Ciudad de Panamá: 2,550 km. aprox.

De Panamá a Cartagena es necesario embarcar o tomar un vuelo corto, ya que no existe una ruta carretera que conecte Centro y Norteamérica con Sudamérica. Acá más info.: http://www.dfushuaia.com/web/2011/03/cruzar-un-vehiculo-y-personas-de-panama-a-colombia/

Distancia de Cartagena, Colombia a Pasto (vía Medellín): 1,400 km. aprox.

Distancia de Pasto, Colombia a Foz de Iguazu, Brasil (Vía Quito, Ecuador; Lima, Peru; Arica, Chile; Salta, Argentina; Asunción – Ciudad del Este, Paraguay): 10,500 km. aprox.

Distancia de Foz de Iguazu a Rio de Janerio, Brasil: 1,450 km aprox.

¡Lo que nos da en total aproximadamente 16,000 km.!

Obviamente los invitamos a que descibran sus propias rutas en la mágnifica herramienta que es Google Maps –> https://maps.google.com

¿Has hecho una ruta similar, o tienes otras variantes en mente? ¡Compártelas con nosotros!

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Festival Macro: Moda. arte creatividad organizado

Durante una semana el Casco Antiguo fue sede del Macrofest, una iniciativa de actos culturales que reunieron música, cine, arte y moda en la Ciudad de Panamá. Busqué algún enlace para mostrarles y no repetir la programación, pero resulta que uno de los errores (entre otros) de la Cultura en Panamá es que no existe en internet…Triste, pero cierto. Así que les muestro las películas que pasaron, todas de manufactura panameña, lo cual se nos hace un logro y no nos queda más que aplaudirles. Sólo una de las seis nos pareció mala y otra medio aburrida, de ahí en fuera, fue bastante didáctico haber asistido. No sabíamos muchas cosas de Panamá y a través de esta muestra nos dimos cuenta de lo joven que es Panamá.
Muchas de las películas no están en internet, pues están participando en concursos, pero no dudamos que con un poco de suerte las encuentren o incluso alguna de ellas de la vuelta por alguna muestra internacional.
Wata (cortometraje) Enrique Castro Ríos y Ana Endara
Empleadas y patrones-Abner Benalm
Curundú- Ana Endara
El último Soldado- Luis Romero
Tiempo Perdido- Manuel Rodríguez y Carlos Aguilar (está es la única que a nuestro parecer le hace honor a su nombre)
Los Puños de una nación- Pituka Ortega Helibron
Los siguientes días hubo pasarelas, conciertos e intervenciones del espacio público y mucha fiesta, pero eso ya no nos sorprende de Panamá.
Días después de publicar encontramos este boletín de prensa del Gobierno de Panamá, pinchar aquí
Por cierto Elena escribió en su blog sobre las pasarelas, blog.lucirfashion.com y el albúm completo en MACRO FEST
¿Ya vieron que hermosa estaba la luna?

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Cruzar un vehículo (y personas) de Panamá a Colombia

Este artículo pretende ser una pequeña guía sobre como cruzar un vehículo entre Panamá y Colombia para superar el famoso Tapón del Darién. Desgraciadamente, no existe una manera estandarizada para realizarlo, ya que no existen carreteras ni ningún tipo de ferris que pudiera hacer la empresa más sencilla. Así pues, sólo nos quedan las opciones marítima y aérea, pero esta última es muy costosa, por lo que la única opción asequible es enviarla en un carguero.
Aquí nos referiremos a la dirección que nosotros tomamos, que es de Panamá a Colombia, pero para hacer la dirección inversa son exactamente los mismos pasos (pero al inverso).
¿Cómo puedo enviar mi vehículo entre Panamá y Colombia?
Las opciones son dos: Enviarlo como carga suelta, o RoRo, o dentro de un contenedor. Además, dentro de un contenedor puede enviarlo junto con otro vehículo (compartiendo contenedor) o sólo, aunque representa más gastos.
¿Cuánto cuesta?
El servicio RoRo cuesta aprox. $45 USD por metro cúbico, para calcular la cotización multiplique la altura del vehículo, por su ancho y por su largo, esa cantidad multiplíquela por $45 y al total agregue $200 por otros cargos, más los costos portuarios en Colombia (aprox. $110 USD).
El servicio de contenedor, compartiendo con otro vehículo, cuesta aprox. $760 USD por vehículo, incluyendo los gastos en Colombia.
¿Qué debo saber de mi vehículo para embarcarlo?
Básicamente lo más importante son las medidas, ya que un contenedor de 40 pies “Hi Cube” (que es el estandarizado) mide en su Altura: 2.58 metros, Largo: 12.10 metros y Ancho 2.20 metros. Es así que si tu vehículo es o más ancho o más alto que esto, no cabrá en el contenedor, y sólo te queda la opción RoRo.
Como experiencia, nuestro vehículo mide de alto 2.65 metros, por lo que tuvimos que desinflarle las llantas para que ¡apenas entrara!
¿Dónde puedo conseguir a alguien interesado en compartir un contenedor?
A nosotros nos ayudó muchísimo este foro, donde la gente publica anuncios para compartir contenedores y donde usted también puede publicar el suyo (en inglés).
Pasos para embarcar el vehículo:
1) Contactar a un agente, que es la persona que realizará la cotización y todos los trámites por usted (y es obligatorio). Recomendamos ampliamente a Boris Jaramillo, agente con el que realizamos nuestro embarque y los costos que referimos aquí también son los que él nos cotizó, que fueron los más económicos que encontramos después de consultar 13 navieras
2) Una vez acordada la fecha de embarque, el agente debe entregarle el borrador del Bill of Landing, o BL, que es el documento de embarque del contenedor.
3) Con el BL debe ir a la Policía Nacional para solicitar el permiso para sacar el vehículo del país. Aquí se debe presentar con original y dos copias de los siguientes documentos: BL, título de propiedad del vehículo, pasaporte y sello de inmigración al entrar al país. Este paso es lento: debe llegar a las oficinas a las 8 am. para solicitar una inspección que se realizará después de las 10 am. Si todo sale bien, debe esperar a las 2 pm. para que le entreguen el permiso de salida (que sólo es válido por ocho días). Este trámite no tiene ningún costo.
4) Con el permiso de salida de la Policía Nacional debe contactar de nuevo a su agente para pagar la factura. En Panamá sólo debe pagar aprox. $650 USD por vehículo, el resto ($110 USD) los pagará en Colombia.
5) Ya liquidado el envío, debe ir, junto con su agente, a las oficinas del puerto para que le den los permisos necesarios, para de ahí pasar a la entrada del puerto, donde la unidad canina antinarcóticos revisará su equipo antes de finalmente colocarlo en el contenedor. Después de la revisión canina usted entrega sus llaves al personal del puerto, quienes se encargarán de acomodar y resguardar su vehículo dentro del contenedor.
Y eso es todo en Panamá… Pero llegando a Colombia:
1) Una vez en Cartagena, debe ir a recoger su vehículo antes de que pasen tres días desde que llegó su contenedor, ya que de lo contrario le cobrarán adicionalmente el almacenaje del mismo por día. Es decir, si su contenedor llegó un domingo, usted tiene hasta el martes para retirarlo sin cargo adicional.
2) Debe ir a las oficinas de su naviera (Marfret en nuestro caso) para que le entreguen el BL original, con el cual podrá retirar su vehículo del puerto. Aquí debe pagar $35 USD.
3) Con el BL debe presentarse en las oficinas de Aduanas (DIAN) para solicitar una inspección de los vehículos. Esto debe ser realizado antes de las 10 am. ya que las inspecciones se realizan a las 2 pm. Sin costo.
4) Debe ir a su puerto a las 2 pm. para la revisión del vehículo; si todo está bien el inspector dará el visto bueno y usted debe regresar a las oficinas del DIAN a retirar el Permiso de Importación Temporal de Vehículos. Sin costo.
5) Con este permiso debe regresar a las oficinas del puerto a liquidar los gastos generados (uso de puerto) por $58 USD. Aquí le entregarán los permisos finales para retirar el vehículo.
6) Con el permiso final, regresar al puerto a retirar el vehículo.
Nota: También debe comprar un seguro para su vehículo. La aseguradora más económica que encontramos es La Previsora, aprox. 60 USD por tres meses.
Muy bien, su vehículo ya está programado para embarcar y ya sabe qué debe hacer en Colombia.
¿Cómo cruzar personas de Panamá a Colombia?
Hay tres opciones: en velero, un vuelo directo, o la vía económica.
Velero: Esta opción es la más turística y bonita, ya que conocerá las Islas de San Blas, casa de los Kunas. Tarda 5 días e incluye alimentos y alojamiento. Existen varias opciones, pero la más económica que encontramos es www.thedariengapster.com donde cobran sólo $279 USD por persona (las otras cobran entre $400 y $500).
Vuelo Directo: Esta es la opción más segura y evita muchos enredos. Cuesta aprox. $340 USD el vuelo directo de la Ciudad de Panamá a Cartagena con Copa Airlines.
Vía “Terrestre”: Esta es la opción más económica, pero también la más enredosa. Hay que tomar un vuelo de una hora de la Ciudad de Panamá a Puerto Obaldía ($91 USD por Air Panamá, Origen: Panama Albrook), en este poblado fronterizo se hace la salida del país. Aquí se toma una lancha de 30 min. a Capurganá, primer poblado en Colombia; costo: $15 USD. En Capurganá se debe pasar la noche, ya que la lancha a Turbo (primera ciudad con acceso a carreteras) sale a las 7 am. En Casa Verde puede encontrar alojamiento por $5 USD. La lancha de Capurganá a Turbo dura tres horas y cuesta 50,000 pesos colombianos (1 dólar = 1,850 pesos colombianos). En Turbo ya hay buses, aunque todavía estamos lejos de Cartagena. Primero hay que tomar un bus de 5 horas a Montería, que cuesta, regateando mucho, $25,000 pesos. De Montería hay que tomar otro bus, de 6 horas, a Cartagena, por $35,000 pesos. Total aprox.: $170 USD por persona
¡Y listo, ya ha llegado a Cartagena y ya puede recoger su vehículo en el puerto!
Espero que esta guía les sea de utilidad. Como siempre, estamos abiertos a responder cualquier duda que tengas.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Playas y desierto en Panamá

Nos enamoramos de los ríos en Panamá, pero sus playas y desiertos también son dignos de mencionarse. Después de La Barqueta, nos dirijimos a Las Lajas, las cuales disfrutamos muchísimo. Casi ni nos queríamos ir. Su playa calmada, su arena llena de preciosos regalos del mar, su vegetación tan verde. Lástima que la cerveza la vendían al doble, pero bueno, no todo puede ser perfecto.
Al terminar el carnaval de Chitré tomamos rumbo hacia Playa Venao’ (Playa Venado), famosa por ser una playa excelente para surfear. Nosotros disfrutamos de noches con lunas preciosas y de un mar que si bien es para surfear, tambien encuentras en la misma bahía lugares para nadar y jugar en el mar. Playa Venao’ se descubre muy nueva, casi sin locales comerciales, llena de arboles y con un clima delicioso.
Después de ir al partido de beisbol en Chitré tomamos camino hacia el Desierto de Sarigua. Uno de los problemas que nos encontramos en Panamá es que toda es muy incierto. De nada tienes la seguridad y no hay letreros que ayuden. Pero cuando logramos llegar al Desierto lo primero que nos impresiono fue el camino lleno de algodón silvestre. Era increíble como en esa zona árida había tanto algodón. Al llegar a la entrada nos pidieron bajar. Yo me fui a tomar las siguientes fotos desde un alto mientras los chicos negociaban nuestra entrada. Al final la negociación no resulto. Nos querían cobrar cinco dolores ($5 usd), como dice Luis, y si queríamos pasar ahí la noche debíamos hacer reservación. Así que volvimos a agarrar camino hacia Santa Clara.
A santa Clara ya habíamos ido y conocímos a Don Polo, un pescador muy amable que deja a los hippies dormir en su jardín que queda frente a la playa. Llegamos a buscarlo y nos encontramos de nuevo con Daniel y Josué, junto con un par de boludos adorados.
Panamá tiene de todo y realmente es un país por conocer.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Chitré: el significado del Carnaval Panameño

Salimos de la Ciudad de Panamá con el destino más que en la mente. Ya habíamos recorrido parte de ese trayecto, pero es verdad que las carreteras en Panamá son bellas (de vista y bien mantenidas). Supimos del Carnaval por una revista turística y luego nos confirmaron el dato, todos coincidiendo en que el mejor carnaval era en Las Tablas o Chitré. Ninguno de nosotros sabía que los carnavales en Panamá son una fiesta nacional. El país vive en función de esta semana llena de agua.
Por consejos y por estar primero en la ruta, llegamos a Chitré, un lugar que nos recibió con los brazos abiertos. Desde que llegamos nos resguardamos en la Biblioteca, en la que los encargados nos trataron súper bien. Al caer la noche nos dirigimos a la plaza principal. No había tanta gente, pero bueno, oficialmente el carnaval comenzaba al día siguiente. Alrededor de la plaza principal se montan escenarios, grandes balcones, baños públicos, puestos de venta de hielos, cervezas e incluso pizza .En  las calles circundantes puestos de comida llenan las cuadras.
Justo a medianoche, las grandes pipas son utilizadas. Es el primer culeco (forma en la que llaman al momento donde se están mojando con agua) y ha dado inicio al carnaval. Durante los cuatro días siguientes los culecos son por la mañana (empiezan a mediodía y no dejan de mojar a la gente hasta las cinco de la tarde). La gente empieza a llegar desde temprano con sus grandes hieleras llenas de cervezas, bebidas y con toda la actitud para estar mojados las siguientes cinco horas. En la noche son los paseos de las reinas. Sí, en plural. Hay una reina para la calle de abajo y otra para la calle de arriba. A nosotros nos dijeron que se gritaban de cosas entre un bando y otro, pero nosotros sólo escuchábamos su lucha del sonido más ruidoso. Nos decepcionó  que no hubiera más que reggaeton y las mismas canciones se repitieran una y otra vez. La verdad esperábamos más samba, congos o al menos cumbias.
Chitré por ser uno de los puntos más televisados en esas fechas, las marcas regalaban de todo. En lucirfashion.com escribí más al respecto. El carnaval nos demostró una vez más que al panameño le gusta divertirse y mucho.
Chitré nos trato muy bien, por se un poblado pequeño y que gusta de conocer de su vecino, al final de los cuatro días ya conocíamos a toda la cuadra. Y nos invitaron a regresar para el partido de Beisbol del viernes. Volvimos y aunque nuestros amigos Chitreanos perdieron, el partido estuvo muy bueno. Los santos les dieron una paliza.
Para ser chitreano no se necesita nacer en Chitré, solo con querer a Chitré basta fue una de las frases que no olvidamos y los cual muestran a un pueblo muy amable.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Zona Libre de Colón Panamá

Sobre la zona libre existen muchos rumores. Habíamos recibido información bastante incierta, como que la compra te llega al aeropuerto o a un puerto, que si compras algo debes de usarlo en ese mismo instante.
Lo cierto es:
-Sólo dejan entrar a extranjeros o panameños con negocios. A nosotros esto se nos hizo sin sentido.
-Es necesario LLEVAR PASAPORTE con menos de tres meses de estadía. Marion ha estado cuatro meses en Panamá y no le quisieron dar “el pase”. Entró con nosotros y nadie nos pidió nada.
-Sí hay estacionamiento. A nosotros nos dijeron que mejor la dejáramos en una plaza cercana, pero cuando llegamos nos dimos cuenta que te dejen entrar en auto.
-No hay costo de entrada.
-La mayoría de los establecimientos SÓLO VENDEN AL MAYOREO y hay realmente pocos que vendan al detalle. Encuentras ropa deportiva de “marca” y aparatos electrónicos como celulares y cámaras. No hay mucha variedad, al menos no como la esperábamos, y eso hace difícil la compra.
-No es necesario irse con las sandalias viejas como nos habían dicho, pero sí tener una bolsa dónde cargarlo.
A mí me recordó ir a alguna calle del centro, pero sin vendedores de chucherías en las banquetas. Hay algunos puestos de comida

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

El Caribe Panameño

Nuestra primera visita a Colón se dio para averiguar sobre las navieras y los procedimientos que teníamos que seguir para continuar nuestro viaje hasta Ushuaia. Es una pena que no exista un camino en tierra para cruzar el famoso “tapón del Darién”.
A este viaje se nos unió una integrante más: Marion. Así éramos dos de la comunidad mexicana y dos representantes de la comunidad francesa los que nos dirigimos al Caribe de Panamá. Primero pasamos a conocer Portobelo, en el camino pasamos por un fuerte en reconstrucción y averiguamos que el costo promedio para pasar en Catamaran es de 450 usd. Siempre dicen que tardas entre cuatro y cinco dias, pero al fin en la mar, todo depende de las corrientes. Si hubiéramos viajado en moto seguramente habríamos pensado en esta opción.
Seguimos hasta Portobelo, lugar por el que pasaba una tercera parte del oro que se sacaba de América. Trasladarnos en el tiempo y pensar en toda la riqueza de este puerto nos hizo expectativas muy altas. Los puertos más importantes durante la Conquista fueron Veracruz (México), Portobelo (Panamá) y Cartagena (Colombia). Lo que no sabíamos era que Portobelo sufrió muchos ataques de piratas y en algún momento de la historia fue abandonado, sin importarle a nadie hasta mucho tiempo después. La antigua aduana es un museo.
Nosotros disfrutamos del día en el fuerte. Este poblado a diferencia de muchos otros, carece de gente. Es algo raro en realidad, pues luce abandonado. Encuentras pocos lugares abiertos y solo algunas personas en la calle. Su época de auge fue hace mucho. Algo que llamó nuestra atención fue la manera en la que llamaba a misa. El chico que tocaba las campanas nos hizo ponernos a bailar. No tuvimos la fortuna de escucharlos tocar los congos, en lo que radica mucha de su fama, pero con el solo escuchar las campanas bailábamos.
Caía la noche y decidimos conocer el “Parque Nacional Portobelo”, buscábamos un lugar donde pasar la noche y en nuestro camino apareció una gringa, la cual nos ofreció su casa. Nosotros, ingenuos, creíamos que era de “buena onda” y nada, al final nos vendió una pizza y nos quería cobrar la noche. Una situación bastante incomoda.
A la mañana siguiente muy temprano partimos hacia Colon para iniciar la búsqueda de información. Nos detuvimos en el puerto de Manzanillo, que es donde salen los barcos hacia Cartagena. Pasamos ahí gran parte de la mañana, después, en Colón seguimos con la búsqueda. Averiguamos sobre el RoRo, que es cuando llevan tu auto en la cima de los contenedores. En teoría es más económico, pero por el volumen de la camper, salía más caro que en contenedor.
Al atardecer nos dirigimos hacia el Fuerte San Lorenzo, se dice que Colón es peligroso y no lo queríamos descubrir de noche. Para llegar al Fuerte, pasas por una de las zonas que los estaudonidenses tenían de uso exclusivo (como un embarcadero de yates y toda una zona militar frente a la playa, hoy casi abandonada)  y lo más importante: pasar por las esclusas de Gatún, esas grandes compuertas que se abren y cierran para vaciar miles de litros para pasar un barco.
Acampar en el fuerte fue un suceso glorioso. Llegamos de noche y una fogata nos esperaba para cenar. La fogata la habían hecho una pareja que también viajaba en camper. Una pareja de alemanes que nos demostraron más el hecho de querer es poder y que la edad no es tan importante.
Al día siguiente fuimos a la segunda zona libre más grande del mundo (el primer lugar lo ocupa Hong Kong). Pero este tema merece un lugar aparte.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

La Capital: Ciudad de Panamá

Llegar a Panamá es todo un espectáculo: Bajando por la Interamericana lo primero con lo que se encuentra la vista es con el Puente de las Américas, una magnífica estructura que une al sur de Panamá con el resto de Centroamérica. En una perspectiva venturosa, pareciera que es el puente que une Centroamérica con América del Sur… Sin embargo esta perspectiva pierde fundamento cuando se intenta cruzar de Panamá a Colombia, y el Tapón del Darien, con todo derecho, se impone como la barrera natural que separa nuestro continente. Desde el Puente de las Américas se puede apreciar la entrada al Canal Interoceánico de Panamá: el puerto, los enormes buques y el eterno enredo de los barcos, las gigantes grúas y los contenedores apilados con el ajetreo de la ciudad como telón de fondo.
Panamá nos trató bien, muy bien. Es un lugar donde se puede comer por dos dólares, tomar cerveza de 45 centavos, encontrar cuarto privado (no en el hotel más lujoso, por supuesto) por 10 dólares por pareja, y donde se puede vender la artesanía a precio de joyería; definitivamente Panamá es una ciudad base donde viajeros como nosotros podemos hacer parada, disfrutar de un buen rato al mismo tiempo que se puede ganar plata para continuar el viaje… ¡Panamá es como un paraíso!
No bien dejamos el puente detrás, nos encaramos con la Ciudad Capital: sus enormes rascacielos apretujados que pareciera que pelean por recibir el Sol y, acaso, un poco de la vista al mar; su centro colonial, o Casco Viejo o Casco Antiguo (que aún ellos no se deciden cómo llamarlo) tan hermoso, tan barroco, tan lleno de parques e iglesias escondidas. Esta parte de la ciudad está viviendo un cambio: por todos lados se aprecian los edificios en remodelación, donde sólo se conserva la fachada y el interior es completamente reconstruido… Y junto a este esplendor, los tan conocidos ghettos: casas de madera en ruinas, donde cada recobeco es acondicionado como una pequeña habitación, que ocupan las personas más pobres de la ciudad.
Como cualquier ciudad, en especial latinoamericana, esta lugar sin igual en toda Centroamérica tiene sus particulares espacios, como una cancha de basquetbol abandonada al final de una calle que desemboca directamente en la bahía, donde, por cierto, los cambios en la marea son tan notorios que cuando está baja, se extienden 15 o 20 metros de playa, pero cuando está alta, engulle cada centímetro de arena.
Uno de los grandes atractivos de la ciudad, además de sus lugares históricos, es el Mercado de Mariscos de Panamá, donde se puede disfrutar de un cocktel de camarón por dos dólares (pudiéndose rellenar el baso por un dolar adicional), además de tener pulpo, corvian, langostino, etc. Definitivamente este mercado es uno de los lugares más económicos para comer.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Valle de Antón y la India Dormida

Nuestro camino ya estaba “decidido”, pasaríamos al Desierto de Sarigua y a las playas de la península de Azueros, pero tras haber virado, preferimos dejarlo para después del Carnaval. Así que seguimos nuestro camino hacia la playa de los citadinos: Santa Clara. Teníamos buenas referencias de esta playa y aunque no es particularmente bonita y el mar es un poco más salvaje de lo que habíamos conocido, tuvimos la suerte de encontrarnos con un par de viajeros: Josue, mexicano y Daniel, chileno. Además de pasar un rato agradable con ambos, fuimos invitados a conocer Valle de Antón.
Valle de Antón es un poblado que se encuentra en medio de un cráter. Rodeado de flores y de gente muy amable festejamos el día del amor y la amistad. Comimos bastante pescado que habíamos traído de Santa Clara y al día siguiente teníamos una visita pendiente: La india dormida.
La india dormida cuenta la leyenda que se quedo esperando a su guerrero. Muy parecida a nuestra leyenda de Popocatepetl e Iztlacihuatl. Subimos por uno de los brazos, de pronto se vuelve una pendiente bastante inclinada. Tras una caminata de aproximadamente una hora, llegamos a la nariz de la india y pudimos apreciar la belleza del Valle de Antón desde lo alto. Un pueblito que vale la pena conocer, no solo por su clima templado, su gente amable y su belleza natural, sino que también posee cascadas y ojos de agua donde refrescarse y pasar ratos sumamente agradables.
Está no fue nuestra única visita ni a Santa Clara, ni a Valle de Antón. Ambos quedaron en nuestra ruta para una visita más pero hasta el carnaval.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Los Canginoles de Gualaca

Sobre el río Estí en algún momento de la historia, la lava del Volcán Barú dejó un lugar ideal para perderse. Se trata de los Cangilones de Gualaca, en la provincia de Chiriquí. Llegamos hasta aquí por recomendación de Daniel y Mariana. Ya no estaba en nuestro camino, pero nos dijeron “no pueden perdérselo” y qué bueno que les hicimos caso.
El lugar en sí mismo es precioso y los ojos de agua: deliciosos. Incluso hay una caída de unos cinco metros de altura donde los más audaces se lanzan. La vegetación es hermosa, el clima es caluroso, pero nada abrumador. Nos hubiéramos quedado más días si no hubiera sido necesario seguir el camino. Es excelente para acampar.
Hicimos fogatas y nuestra idea era pescar, pero bueno, el marcador final fue Peces 8, Humanos cero. En una caminata que hicimos dejamos las toallas, unos zapatos y la línea de pescar afuera del coche, pensábamos que el lugar era seguro. Y lo fue, pero algunos graciosos nos robaron hasta la toalla sucia…
Una noche conocimos a un ruso que nos contó que era muy difícil tramitar el pasaporte en caso de perderlo, así que en cuanto llegaba a algún lugar, le tomaba una foto y lo enterraba.
Si están en Panamá: Visita Obligada.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS