Category Archives: Bolivia

Distancias de México a Brasil e intermedios: rumbo al 2014

Ahora que el Mundial de Brasil del siguiente año se pone en voga, pensamos en hacer un pequeño cuadro de distancias, que aunque general y aproximado, sirva de referencia para aquellos reales aventureros que elijan la vía terrestre para asistir a la magna fiesta del fútbol.

La ruta en general se divide en dos partes: la primera es Centroamérica, donde prácticamente la única ruta es la Panamericana (o la también llamada Puebla – Panamá), con algunas desviaciones turísticas, y que va de Tapachula, en el estado mexicano de Chiapas, hasta Ciudad de Panamá, donde es necesario tomar un barco o un avión para conectar a Cartagena, en Colombia, donde se puede continuar la segunda parte, que es Sudamérica.

Ya aquí se nos presentan muchas rutas posibles:

a) Ir hacia Venezuela subiendo por el Caribe y bajar por la Gran Sabana hacia Manaos, Brasil, para de ahí cointinuar vía la ruta transamazónica, y donde se tienen que navegar varios trechos por el río más caudaloso del planeta, hacia Brasilia y Rio de Janerio;

b) O si no, se puede bajar siguiendo la mágnifica cordillera andina y recorriendo gran parte de los países sudamericanos. Esta ruta hace necesario bajar sí o sí hasta Lima, Perú (- b.1- a menos que se embarquen en alguno de los diversos puertos amazonicos, y terminen siguiendo la ruta transamazónica), recorriendo la carretera Panamericana, y de ahí comienzan las ramificaciones: o hacia Chile o hacia Bolivia.

c) La desviación por Bolivia nos haría dirijirnos hacia La Paz para de ahí, o conectar a Campo Grande, Brasil directamente via Santa Cruz (-c.1-), o via Asunción de Paraguay hacia Foz de Iguazú (-c.2-).

d) También de La Paz podríamos elejir continuar rumbo al sur siguiendo los Andes, hasta Salta, Argentina, donde giraríamos hacia el Este rumbo a Córdoba y de ahí hacia Iguazú.

e) O si bajamos de Perú directo a Chile vía Arica, podríamos cruzar hacia Argentina en Copiapó -o por Santiago (e.1)-  desde donde nos dirigiríamos a Córdoba e Iguazúf)

O acaso podríamos tomar la vía de Asunción, Paraguay… O bien podríamos tomar la desviación hacia Buenos Aires y Uruguay, por no dejarlos fuera, y entrar a Brasil por el sur, vía Porto Alegre… ¡Hay tantos caminos!

Y bueno, acá les dejamos una ruta de las tantas posibles. No la escogimos por algo en particular, sino sólo a manera de presentar un esbozo de una de tantas rutas posibles.

Distancia de Tapachuala, México (vía Ciudad de Guatemala) a Ciudad de Panamá: 2,550 km. aprox.

De Panamá a Cartagena es necesario embarcar o tomar un vuelo corto, ya que no existe una ruta carretera que conecte Centro y Norteamérica con Sudamérica. Acá más info.: http://www.dfushuaia.com/web/2011/03/cruzar-un-vehiculo-y-personas-de-panama-a-colombia/

Distancia de Cartagena, Colombia a Pasto (vía Medellín): 1,400 km. aprox.

Distancia de Pasto, Colombia a Foz de Iguazu, Brasil (Vía Quito, Ecuador; Lima, Peru; Arica, Chile; Salta, Argentina; Asunción – Ciudad del Este, Paraguay): 10,500 km. aprox.

Distancia de Foz de Iguazu a Rio de Janerio, Brasil: 1,450 km aprox.

¡Lo que nos da en total aproximadamente 16,000 km.!

Obviamente los invitamos a que descibran sus propias rutas en la mágnifica herramienta que es Google Maps –> https://maps.google.com

¿Has hecho una ruta similar, o tienes otras variantes en mente? ¡Compártelas con nosotros!

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

El viaje a México

Desde Costa Rica yo hubiera podido ir a mi México de visita, luego lo pensamos en Venezuela, pero al final lo logramos después de más de dos años.

Mientras estábamos en Bolivia estuvimos monitoreando los precios de las aerolíneas y nos dimos cuenta que el viaje desde el aeropuerto de Buenos Aires, Argentina era apróximadamente 300 usd más caro que desde Santiago, Chile. Luego, de un día para otro y con el peso mexicano (que al final es el que seguimos ocupando) tan devaluado, nuestro viaje salía muy caro.
Una mañana nos avisó el papá de Pedro que había visto el vuelo en descuento, así que ni tardos, ni perezosos revisamos. Ese día y justo en la temporada que queríamos ir (en el pleno invierno del hemisferio sur) tenían buen precio: 700 usd más o menos. Nuestra primera opción era Taca, pero no nos permitía viajar con Gurú, así que buscamos y encontramos el mismo precio (bueno, veinte dólares más) en Avianca, con la posibilidad de viajar con él. Hicimos algunas cuentas, pedimos unos cuantos prestamos y voilà! Un mes a México.
Estábamos locos de la emoción, había que planear donde dejar a Xochipilli y un montón de cosas por hacer. Teníamos un contacto para dejar la camioneta y al final todo salió mal. Se volvió problema de último minuto y ¡Ah! correr y más correr, pero al final todo salió muy bien y pudimos tomar el avión sin contratiempos. La verdad el trato de Avianca fue maravilloso y la comida mejor de lo que esperábamos ;)
Para quienes nos preguntaron sobre viajar con el perro en avión:
1. Tuvimos que avisar con mínimo dos días de anticipación a la aerolínea. Tuvimos que tener el peso y las medidas de la transportadora.
2. Nos pidieron una transportadora, también la rentaban, pero el costo era de 45 dólares y la conseguimos en 60 dólares.
3. Para fines prácticos es como una maleta. Para el viaje hacia México nos dijeron que serían 80 dólares, pero al llegar a ventanilla fueron sólo 50 dólares. Recibe un trato especial, fue llenado de estampas que decían “Life Animal”
4. No tuvimos que sedarlo, pero nos recomendaron acostumbrarlo a la transportadora. Lo metí primero por dos horas y el día del vuelo parece que no la paso tan mal.
5. Nosotros lo olvidamos, pero lleva un poco de comida. La aerolínea y sanidad permite una ración de comida.

Gurú antes de iniciar el viaje
Gurú a la espera de México

 

Eso ahí abajo, es el Amazonas

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Salar de Uyuni, día uno

Con los días contados, decidimos preguntar desde Potosí por alguna operadora para hacer el recorrido del Salar más grande del mundo. Una pareja de argentinos que conocimos en Montañita, Ecuador, nos habían dicho que el de tres días valía mucho la pena, así que nuestra intención era tomarlo.

Nos recomendaron ir con la Sra. Esperanza, pues ella nos podría además de armar el paquete, cuidar a Xochipilli- la camioneta- y a nuestro tesoro, o sea, Gurú (ya que es un parque nacional, no podíamos llevarlo).

Llegamos de tarde y Uyuni nos pareció un pueblo lleno de turistas, pero tranquilo. Tomamos el “tour” de tres días por poco más de cien dólares cada uno. Nos habían dicho que incluía todo y llega casi a la frontera con Chile. Llegar por tus propios medios no es imposible, pero ya que no hay caminos, podría convertirse en toda una aventura, así que nos fuimos a lo seguro. Eso sí, la entrada al parque nacional no la incluye, de apróximadamente 175 bolívares (menos de 20 dólares).

Salar de Uyuni

El primer día fuimos al Salar, es una de las vistas más impresionantes, hacia donde dirijas la mirada, todo es blanco. Realmente no es frío, pero debido a la altitud tampoco es caluroso. Ahora que ya sabemos, aconsejaríamos llevar una buena chamarra y playeras térmicas, eso sí, es importante en todo el paseo llevar ya sea las sorochepil (pastillas para el mal de altura) o tomar bastante té de hoja de coca para evitar posibles problemas de salud. Las comidas están incluidas, incluso preguntan si hay vegetarianos en el grupo, la primera comida que hicimos con la vista del salar fue un muy RICO bistec de llama. Lo habíamos probado en Cusco, pero esta vez era delicioso, nos dijeron que en esta zona el sabor se lo daba la sal.

Las operadoras te venden el hotel de sal como un punto turístico, realmente eso no es nada impresionante, pero bueno, es una construcción puramente de sal. Hay puntos de venta de artesanías y hasta esculturas.

Se dice que en esta parte de la tierra había mar, mucho mar y en alguna sequía el mar desapareció, pero la sal quedó ahí. Hoy en día aún puedes excavar más de 20 metros y seguiría habiendo sal ¡wow!

Ese mismo día nos llevaron al cementerio de trenes. Hasta hace poco había una ruta de trenes que iba desde Buenos Aires, Argentina hasta Lima, Perú. Hoy en día ya no existe y aunque en Bolivia aún viajar en tren es una opción (de las mejores diría yo) hay maquinaria que quedó como centro de entretenimiento.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS