Category Archives: Argentina

Viaje exprés a Uruguay

Así es la historia:
Habíamos planeado pasar Navidad en Buenos Aires con la familia de una amiga y pasar fin de año en Uruguay, pero bueno, los planes no siempre salen como queremos…
Seguimos en Buenos Aires esperando una encomienda desde México que lleva tres semanas en Argentina, pero aún no liberan en aduanas y hasta que no la tengamos con nosotros no podemos irnos. Todo esto no hubiera importado, solo nos hubiera retrasado un poco, pero quedarnos un poco más no nos molesta; sino se hubiera juntado con la caducidad de nuestra visa de turismo en Argentina( ¡Qué rápido pasan tres meses!).
Al darnos cuenta de todo el panorama y las opciones que teníamos, decidimos optar por almas “sencillo”: Pedir extensión de visa en la oficina de migraciones. Llegamos el 26 por la mañana y estaba cerrado, así que al día siguiente llegamos aun mas temprano para realizar el trámite. Nos atendió una chica y cuando le pedimos la extensión solo escuchábamos pretextos de su parte y su único consejo fue: ‘Vayan a Uruguay, tomen el ferry, pueden ir y venir el mismo día’ 0.o
Para empezar por las fechas, tomar ese ferry, que en algún momento fue una opción, costaba el doble de lo que cuesta la extensión. Además teníamos solo dos días para hacerlo y no sabíamos si encontraríamos pasaje con tan pocos días de anticipación. Cruzamos de la oficina de migraciones a la terminal de ómnibus y compramos las boletas para Gualeguaychu, ciudad fronteriza con Uruguay. Al día siguiente saldríamos por la mañana y volveríamos el domingo.
Nuevas experiencias para finalizar el año.

Llegamos a Gualeguaychu y sabíamos que solo 40 km nos separaban de la frontera, así que buscamos un transporte que nos llevara, pero ya había salido y no habría otro hasta el lunes, así que tomamos nuestras cosas y empezamos a pedir aventon. Las dos primeras personas que nos acercaron nos dejaron frente a la gasolineria, esperábamos tiene suerte, ya solo nos faltaban 20 km para el puente que une a ambas naciones.
Pasaban muchos autos, camionetas, pero no teníamos suerte, estábamos cerca, pero no se si por miedo o desinterés nadie nos levantaba. Estuvimos casi tres horas esperando,intentando diferentes técnicas para que se detuvieran pero nada. Nos empezábamos a sentir frustrados. Nuestra primera vez haciendo dedo en sudamerica y no pasaba nada. Decidimos empezar a caminar y después veríamos que pasaba. Caminamos tres o cuatro kilómetros cuando un autito se detuvo. Una pareja que tenían la parrilla “La Frontera” nos ofrecía llevarnos hasta antes de cruzar el puente. Un Gol para nosotros. Escombraron un poco la parte de atrás donde llevaban todo lo propio de una parrilla en cantidades comerciales. Muy bien, ahora solo nos faltaban seis kilómetros y estábamos dispuestos a caminar los con tal de llegar el sábado a Uruguay.
Poco nos duro el gusto cuando nos dijeron que estaba prohibido cruzar el puente caminando o en bici. Necesitábamos un auto que nos quisiera cruzar. Si antes había sido difícil, a tan pocos kilómetros de la frontera, mucho menos nos querían llevar.
Habíamos decidido pagarle a nuestro salvador los peajes que hay en el puente con tal de llegar a Uruguay, pero él se negó, diciendo que eran muy caros… De nuevo estábamos varados esperando que alguien se apiadara de nosotros por las tontas leyes que no contemplan a los peatones.
Un trabajador de senasa se detuvo y nos llevo a la frontera. Hicimos los papeles fácilmente y ya estábamos en Uruguay!
Nuestro ultimo salvador nos había conseguido ave ton hasta Fray Vento, así que durante un rato, ya con la tranquilidad de estar en otro país, estuvimos esperando, pero no pasaba nada. Mas nos tardamos en decidir pedir aventon, que en lo que nos lo dieron. A la primera persona que s lo pedimos nos llevo hasta la plaza central de Fray Ventos.
Ahí, casi medianoche, entre mucho movimiento para ser un pueblo pequeño buscamos un lugar para acampar. Preguntamos en un club deportivo y nos dijeron su justo pasando un pequeño puente, había una zona de árboles donde no seriamos molestados y podríamos dormir tranquilos.
Pasamos una noche calurosa, pero rendidos por la nueva aventura. Después de lo que habíamos vivido, al día siguiente queríamos hacer todo muy temprano por las posibles eventualidades que se podían presentar.
Despertamos y comenzamos la caminata, con la intención de conseguir ‘tiraje’ como dicen en Uruguay. Por ser domingo había pocos autos. Caminamos cinco kilómetros cuando una camioneta nos subió para ahorrarnos una pendiente. Caminamos un poco mas y otra camioneta se detuvo para llevarnos hasta la frontera.
Hicimos de nuevo todo el papeleo y esperamos justo en el peaje por un ave ton hasta Gualeguaychu, pero pronto el miliar nos pidió cambiar de lugar, pues le habían avisado que estaba prohibido.
Retrocedimos sobre nuestros pasos un par de metros y le preguntamos a una pareja si nos llevaban. Dijeron que sí y mas rápido de lo que creíamos estábamos esperando tomar el autobús para llegar de nuevo a capital.
Aun no podemos decir que conocemos Uruguay, pero llevamos una primera buena impresión, una primera vez haciendo dedo en sudamerica y un año nuevo por comenzar.
Solo estamos esperando la encomienda para podernos despedir de Buenos Aires y continuar el verano en la costa uruguaya.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Paseando por Buenos Aires

Desde que llegamos a Argentina estuvimos evitando la capital, la famosa ciudad de la furia.
Somos chilangos, nacidos, criados y mal criados en la misma “caotica” ciudad y como buenos quilomberos nos gusta tener más cosas que hacer, que tiempo.
Hemos ido y venido en tren, subte, micro y metrobus; caminado las largas caminatas que proporciona una bonita ciudad como Buenos Aires. Estaremos unos días por acá, pero ya planeamos el cambio de frontera y “estrenar” un país más: Uruguay :)
Estas son unas fotos de los últimos días:

¡Gracias por compartir!
image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Distancias de México a Brasil e intermedios: rumbo al 2014

Ahora que el Mundial de Brasil del siguiente año se pone en voga, pensamos en hacer un pequeño cuadro de distancias, que aunque general y aproximado, sirva de referencia para aquellos reales aventureros que elijan la vía terrestre para asistir a la magna fiesta del fútbol.

La ruta en general se divide en dos partes: la primera es Centroamérica, donde prácticamente la única ruta es la Panamericana (o la también llamada Puebla – Panamá), con algunas desviaciones turísticas, y que va de Tapachula, en el estado mexicano de Chiapas, hasta Ciudad de Panamá, donde es necesario tomar un barco o un avión para conectar a Cartagena, en Colombia, donde se puede continuar la segunda parte, que es Sudamérica.

Ya aquí se nos presentan muchas rutas posibles:

a) Ir hacia Venezuela subiendo por el Caribe y bajar por la Gran Sabana hacia Manaos, Brasil, para de ahí cointinuar vía la ruta transamazónica, y donde se tienen que navegar varios trechos por el río más caudaloso del planeta, hacia Brasilia y Rio de Janerio;

b) O si no, se puede bajar siguiendo la mágnifica cordillera andina y recorriendo gran parte de los países sudamericanos. Esta ruta hace necesario bajar sí o sí hasta Lima, Perú (- b.1- a menos que se embarquen en alguno de los diversos puertos amazonicos, y terminen siguiendo la ruta transamazónica), recorriendo la carretera Panamericana, y de ahí comienzan las ramificaciones: o hacia Chile o hacia Bolivia.

c) La desviación por Bolivia nos haría dirijirnos hacia La Paz para de ahí, o conectar a Campo Grande, Brasil directamente via Santa Cruz (-c.1-), o via Asunción de Paraguay hacia Foz de Iguazú (-c.2-).

d) También de La Paz podríamos elejir continuar rumbo al sur siguiendo los Andes, hasta Salta, Argentina, donde giraríamos hacia el Este rumbo a Córdoba y de ahí hacia Iguazú.

e) O si bajamos de Perú directo a Chile vía Arica, podríamos cruzar hacia Argentina en Copiapó -o por Santiago (e.1)-  desde donde nos dirigiríamos a Córdoba e Iguazúf)

O acaso podríamos tomar la vía de Asunción, Paraguay… O bien podríamos tomar la desviación hacia Buenos Aires y Uruguay, por no dejarlos fuera, y entrar a Brasil por el sur, vía Porto Alegre… ¡Hay tantos caminos!

Y bueno, acá les dejamos una ruta de las tantas posibles. No la escogimos por algo en particular, sino sólo a manera de presentar un esbozo de una de tantas rutas posibles.

Distancia de Tapachuala, México (vía Ciudad de Guatemala) a Ciudad de Panamá: 2,550 km. aprox.

De Panamá a Cartagena es necesario embarcar o tomar un vuelo corto, ya que no existe una ruta carretera que conecte Centro y Norteamérica con Sudamérica. Acá más info.: http://www.dfushuaia.com/web/2011/03/cruzar-un-vehiculo-y-personas-de-panama-a-colombia/

Distancia de Cartagena, Colombia a Pasto (vía Medellín): 1,400 km. aprox.

Distancia de Pasto, Colombia a Foz de Iguazu, Brasil (Vía Quito, Ecuador; Lima, Peru; Arica, Chile; Salta, Argentina; Asunción – Ciudad del Este, Paraguay): 10,500 km. aprox.

Distancia de Foz de Iguazu a Rio de Janerio, Brasil: 1,450 km aprox.

¡Lo que nos da en total aproximadamente 16,000 km.!

Obviamente los invitamos a que descibran sus propias rutas en la mágnifica herramienta que es Google Maps –> https://maps.google.com

¿Has hecho una ruta similar, o tienes otras variantes en mente? ¡Compártelas con nosotros!

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Reflexiones del Fin del Mundo

Al fin hemos llegado al fin del mundo. Ha sido un viaje largo, mucho más largo del que nos hubiéramos imaginado, lleno de sorpresas inesperadas. Con caminos difíciles, situaciones extenuantes, pero también lleno de las más lindas personas y experiencias. Nunca hubiéramos pensado que íbamos a conocer tanto. Creo que eso ha sido la parte más bella sin duda. Estuvimos necesitados de ayuda y nos ayudaron, cuando creímos que no seguiríamos más siempre hubo alguien para darnos apoyo y aliento. Al final, siempre hay una persona dispuesta a brindarte su mano, su casa y su ayuda. Y creo que todo tiene que ver con el sueño que decidimos realizar y con el cual tantos y tantos congenian. Tampoco es que haya sido un sueño particularmente original; eso es lo que pasa con los sueños de la gente: tantos los tenemos, pero tan pocos tienen la valentía de salir a alcanzarlos. Nos creamos barreras para autodesacreditar nuestros sueños, como lo es pensar en las dificultades antes que en las satisfacciones. La gente primero piensa que algo es demasiado costoso, o demasiado largo o demasiado dificultoso, antes de pensar la realizacion personal que les dara lograrlo, antes de siquiera imaginarse lo cerca que estan.  Ni se imaginan que el camino está semabrado de gente buena dispuesta a ayudar, aunque sea un poco, para que logremos nuestras metas. Esa es la verdad: el camino tiene muchisísima más gente buena que mala, que en cada esquina bien nos puede acechar el peligro, pero que mas bien nos espera una situación bondadosa llena de buena onda… ¡Ah! Y de lugares increíbles tambien. A veces nos creamos la ilusión de que los libros o la televisión nos acercan a lugares reconditos. Y aunque nos presentan una cara, al final es mínima, incompleta e insignificante. La realidad es tan sublimemente bella que nos roba el aliento, algo que ningúna página o pantalla es capaz de hacer, o al menos no en los mismos térmimos. Al contemplar esos lugares magicos del planeta nuestra existencia misma se nos hace pequeña, infima. ¿Cómo describir el sentimiento de encontrarse por primera vez con un glaciar? Esos ríos y mares de hielo, testigos milenarios de la vida en la tierra, y para los cuales nuestra existencia como humanos es solo un suspiro. O contemplar los tepuis, esas montañas verticales de miles de metros de altura y que albergan en su seno las mas variadas formas de vida. O contemplar una playa virgen del caribe y ser testigo de la magnificencia de la vida; y estar ahi como uno más en vez de como un invasor o predador, que es en lo que nos hemos convertido. O contemplar el fin del mundo, ahi donde a no hay más allá, donde todo acaba para dar pie a las infinitas e inabarcables aguas que todo lo bañan y nutren… Al final, la posibilidad real de alcanzar nuestros sueños esta ahí, al alcance de nuestra mano, como dios y el hombre en la famosa pintura de Miguel Angelo en la capilla sixitna: sólo es necesario un pequeño estirón. Pero ese tramo, que en realidad es tan infimo, se nos antoja imposible, inalcanzable. Y eso es culpa de nosotros mismos, de nuestros miedos, pero principalmente de nuestros apegos. Tenemos la tonta idea de que la persecucion de nuestros sueños implica el abandono de todo lo demás, cuando en realidad todo adquiere cabal sentido una vez que nos hemos decidido a consegir nuestros anhelos, cuando ponemos al mundo y a la sociedad como un medio para nuestra propia felicidad. De que sive un gran empleo, un gran auto o una gran casa cuando nuestro interior esta vacio, cuando nos falta el porqué último de todas nuestras acciones… O peor aun, cuando nosotros mismos anulamos ese razón última y nos relgamos a ser parte de la maquinaria en que la humanidad se ha encadenado a si misma. No es secreto, pero tantos y tantos lo desconocemos: el mundo complotea para que seamos plenos; para que logremos nuestros sueños simplemente hay que atrevernos a soñar y atrevernos a hacer lo posible por lograrlo. Tampoco es que podamos hacer más: tantas y tantas cosas se nos escapan, de las que no tenemos control, que hay que sometrse a ellas, dejarse llevar, pero sin nunca subyugar nuestros sueños a nuestras circunstancias. Eso es todo lo que tenemos, es todo lo que en verdad poseemos: nuestra voluntad. Solo nos hace falta asumirla para poder tomar el control de nosotros mismos. Ahora sueño con el dia donde todos seamos plenos, donde las frustaciones queden apartadas de nosotros mismos y simplemente nos dediquemos a ser felizmenet nosotros mismos.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Del Chalten a Villa O’higgins

image

Sobre este paso no hay mucha información, incluso hemos encontrado guías que dicen: “para los más aventureros” sin explicar realmente como es el paso. Sobre esta parte, Chile aún no ha querido dejar en claro los límites territoriales, así que este paso es sólo (por desgracia) para peatones o ciclistas. Cuando hicimos la carretera austral lo ideal hubiera sido recorrer este tramo hasta el Chaltén, pero ya que nosotros no pudimos hacerlo, les transcribimos la info que encontramos en Argentina sobre este paso: Realizar el trámite migratorio en la oficina de Gendarmería Nacional en Chaltén. Saliendo de Chaltén recorrer 37 km por la ruta 23 hasta la punta sur del Lago del Desierto, realizar la navegación hacia la punta norte o recorrer el sendero del margén de este lago (14 km). En la punta norte, donde se encuentra el Grupo de Gendarmería Nacional Lago del Desierto, nace un sendero de trekking al Paseo Internacional Portezuelo de la Divisoria (distancia 5 km, duración 1:40 hs, desnivel 200 m). Paso Dos Lagunas, Chile, abierto del 1 de noviembre al 30 de abril. A partir de ahí, en Chile, continuar por una huella para vehículo 12 km, apróximadamente 4 hrs, hasta Pto. Candelario Mancilla donde sale la embarcación hacia Villa O’higgings. Tal vez es sólo para los aventureros, pero el Campo de Hielo Norte vale mucho la pena.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

En los glaciares

Calafate nos trató increíble e incluso a mi me gusta para vivir.
Más de tres semanas pasaron para poder conocer el famoso glaciar Perito Moreno. Fueron semanas de arduo trabajo durante la Feria Nacional del Lago Argentino y aprendizaje, sí, nos estamos profesionalizando en las artesanías y hemos mejorado nuestras habilidades. Ha valido totalmente la pena ;)

Ver el glaciar no sólo es admirar la magnitud de la naturaleza, sino que genera un sentimiento único. El cuerpo se llena de sensaciones y un profundo oleaje de emociones lo recorre. Los tempanos continuamente se están cayendo, se escycha un GRAN crugido que parece venir desde la lejanía del glaciar y de pronto una montaña de hielo cae frente a tus ojos. El tempano cae y sale a flote, la energía que se desprende es tan grande que es muy perceptible. Sobre todo si estas en el barco, el oleaje no es imaginación.
La entrada al Parque Nacional Los Glaciares no es barata para los extranjeros y siempre hay maneras de evadirla (pasando con un grupo de argentinos por ejemplo) y si quieres tomar el barco o conocer otros glaciares hay que aumentar costos, pero perderse el glaciar sería un error. Si hay algo de lo que hay que presumir es de vivir esta experiencia. Fuimos afortunados y pudimos pasar la noche dentro del parque. Nosotros lo hicimos muy natural, pero al parecer está prohibido acampar.

La entrada al PN Los Glaciares tiene un costo de 100 pesos argentinos para extranjeros, excepto Uruguay y Paraguay.
El barco tiene un costo de 90 pesos por persona y dura hora y media. Desde las pasarelas ves a un km el glaciar, desde el barco estás a 200 mts. Realmente la diferencia la hacen los rompimientos del glaciar, pero igual se ven desde las pasarelas.

Ahora estamos a punto de entrar al parque de glaciares chilenos Torres del Paine. Este parque es para recorrerse en varios días, así que vamos equipados de alimentos y toda la actitud para caminar 7 horas diarias aproximadas para seguirnos maravillando de los gélidos parajes de esta zona del planeta.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS