Monthly Archives: March 2013

Reflexiones del Fin del Mundo

Al fin hemos llegado al fin del mundo. Ha sido un viaje largo, mucho más largo del que nos hubiéramos imaginado, lleno de sorpresas inesperadas. Con caminos difíciles, situaciones extenuantes, pero también lleno de las más lindas personas y experiencias. Nunca hubiéramos pensado que íbamos a conocer tanto. Creo que eso ha sido la parte más bella sin duda. Estuvimos necesitados de ayuda y nos ayudaron, cuando creímos que no seguiríamos más siempre hubo alguien para darnos apoyo y aliento. Al final, siempre hay una persona dispuesta a brindarte su mano, su casa y su ayuda. Y creo que todo tiene que ver con el sueño que decidimos realizar y con el cual tantos y tantos congenian. Tampoco es que haya sido un sueño particularmente original; eso es lo que pasa con los sueños de la gente: tantos los tenemos, pero tan pocos tienen la valentía de salir a alcanzarlos. Nos creamos barreras para autodesacreditar nuestros sueños, como lo es pensar en las dificultades antes que en las satisfacciones. La gente primero piensa que algo es demasiado costoso, o demasiado largo o demasiado dificultoso, antes de pensar la realizacion personal que les dara lograrlo, antes de siquiera imaginarse lo cerca que estan.  Ni se imaginan que el camino está semabrado de gente buena dispuesta a ayudar, aunque sea un poco, para que logremos nuestras metas. Esa es la verdad: el camino tiene muchisísima más gente buena que mala, que en cada esquina bien nos puede acechar el peligro, pero que mas bien nos espera una situación bondadosa llena de buena onda… ¡Ah! Y de lugares increíbles tambien. A veces nos creamos la ilusión de que los libros o la televisión nos acercan a lugares reconditos. Y aunque nos presentan una cara, al final es mínima, incompleta e insignificante. La realidad es tan sublimemente bella que nos roba el aliento, algo que ningúna página o pantalla es capaz de hacer, o al menos no en los mismos térmimos. Al contemplar esos lugares magicos del planeta nuestra existencia misma se nos hace pequeña, infima. ¿Cómo describir el sentimiento de encontrarse por primera vez con un glaciar? Esos ríos y mares de hielo, testigos milenarios de la vida en la tierra, y para los cuales nuestra existencia como humanos es solo un suspiro. O contemplar los tepuis, esas montañas verticales de miles de metros de altura y que albergan en su seno las mas variadas formas de vida. O contemplar una playa virgen del caribe y ser testigo de la magnificencia de la vida; y estar ahi como uno más en vez de como un invasor o predador, que es en lo que nos hemos convertido. O contemplar el fin del mundo, ahi donde a no hay más allá, donde todo acaba para dar pie a las infinitas e inabarcables aguas que todo lo bañan y nutren… Al final, la posibilidad real de alcanzar nuestros sueños esta ahí, al alcance de nuestra mano, como dios y el hombre en la famosa pintura de Miguel Angelo en la capilla sixitna: sólo es necesario un pequeño estirón. Pero ese tramo, que en realidad es tan infimo, se nos antoja imposible, inalcanzable. Y eso es culpa de nosotros mismos, de nuestros miedos, pero principalmente de nuestros apegos. Tenemos la tonta idea de que la persecucion de nuestros sueños implica el abandono de todo lo demás, cuando en realidad todo adquiere cabal sentido una vez que nos hemos decidido a consegir nuestros anhelos, cuando ponemos al mundo y a la sociedad como un medio para nuestra propia felicidad. De que sive un gran empleo, un gran auto o una gran casa cuando nuestro interior esta vacio, cuando nos falta el porqué último de todas nuestras acciones… O peor aun, cuando nosotros mismos anulamos ese razón última y nos relgamos a ser parte de la maquinaria en que la humanidad se ha encadenado a si misma. No es secreto, pero tantos y tantos lo desconocemos: el mundo complotea para que seamos plenos; para que logremos nuestros sueños simplemente hay que atrevernos a soñar y atrevernos a hacer lo posible por lograrlo. Tampoco es que podamos hacer más: tantas y tantas cosas se nos escapan, de las que no tenemos control, que hay que sometrse a ellas, dejarse llevar, pero sin nunca subyugar nuestros sueños a nuestras circunstancias. Eso es todo lo que tenemos, es todo lo que en verdad poseemos: nuestra voluntad. Solo nos hace falta asumirla para poder tomar el control de nosotros mismos. Ahora sueño con el dia donde todos seamos plenos, donde las frustaciones queden apartadas de nosotros mismos y simplemente nos dediquemos a ser felizmenet nosotros mismos.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Del Chalten a Villa O’higgins

image

Sobre este paso no hay mucha información, incluso hemos encontrado guías que dicen: “para los más aventureros” sin explicar realmente como es el paso. Sobre esta parte, Chile aún no ha querido dejar en claro los límites territoriales, así que este paso es sólo (por desgracia) para peatones o ciclistas. Cuando hicimos la carretera austral lo ideal hubiera sido recorrer este tramo hasta el Chaltén, pero ya que nosotros no pudimos hacerlo, les transcribimos la info que encontramos en Argentina sobre este paso: Realizar el trámite migratorio en la oficina de Gendarmería Nacional en Chaltén. Saliendo de Chaltén recorrer 37 km por la ruta 23 hasta la punta sur del Lago del Desierto, realizar la navegación hacia la punta norte o recorrer el sendero del margén de este lago (14 km). En la punta norte, donde se encuentra el Grupo de Gendarmería Nacional Lago del Desierto, nace un sendero de trekking al Paseo Internacional Portezuelo de la Divisoria (distancia 5 km, duración 1:40 hs, desnivel 200 m). Paso Dos Lagunas, Chile, abierto del 1 de noviembre al 30 de abril. A partir de ahí, en Chile, continuar por una huella para vehículo 12 km, apróximadamente 4 hrs, hasta Pto. Candelario Mancilla donde sale la embarcación hacia Villa O’higgings. Tal vez es sólo para los aventureros, pero el Campo de Hielo Norte vale mucho la pena.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

En los glaciares

Calafate nos trató increíble e incluso a mi me gusta para vivir.
Más de tres semanas pasaron para poder conocer el famoso glaciar Perito Moreno. Fueron semanas de arduo trabajo durante la Feria Nacional del Lago Argentino y aprendizaje, sí, nos estamos profesionalizando en las artesanías y hemos mejorado nuestras habilidades. Ha valido totalmente la pena ;)

Ver el glaciar no sólo es admirar la magnitud de la naturaleza, sino que genera un sentimiento único. El cuerpo se llena de sensaciones y un profundo oleaje de emociones lo recorre. Los tempanos continuamente se están cayendo, se escycha un GRAN crugido que parece venir desde la lejanía del glaciar y de pronto una montaña de hielo cae frente a tus ojos. El tempano cae y sale a flote, la energía que se desprende es tan grande que es muy perceptible. Sobre todo si estas en el barco, el oleaje no es imaginación.
La entrada al Parque Nacional Los Glaciares no es barata para los extranjeros y siempre hay maneras de evadirla (pasando con un grupo de argentinos por ejemplo) y si quieres tomar el barco o conocer otros glaciares hay que aumentar costos, pero perderse el glaciar sería un error. Si hay algo de lo que hay que presumir es de vivir esta experiencia. Fuimos afortunados y pudimos pasar la noche dentro del parque. Nosotros lo hicimos muy natural, pero al parecer está prohibido acampar.

La entrada al PN Los Glaciares tiene un costo de 100 pesos argentinos para extranjeros, excepto Uruguay y Paraguay.
El barco tiene un costo de 90 pesos por persona y dura hora y media. Desde las pasarelas ves a un km el glaciar, desde el barco estás a 200 mts. Realmente la diferencia la hacen los rompimientos del glaciar, pero igual se ven desde las pasarelas.

Ahora estamos a punto de entrar al parque de glaciares chilenos Torres del Paine. Este parque es para recorrerse en varios días, así que vamos equipados de alimentos y toda la actitud para caminar 7 horas diarias aproximadas para seguirnos maravillando de los gélidos parajes de esta zona del planeta.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS