Medellín encantador

Planeamos llegar a Medellín para Colombiamoda. Quería conocer y cubrir el evento. Al principio no conseguíamos donde quedarnos, pero finalmente una pareja nos recibió en su apartamento.

 

Desde que llegamos nos atendieron increíble: Baño, cena, cervezas, ¿qué más podíamos pedir? Ah, claro, en la unidad hay alberca. ¡Por fin piscina!

Nos contaron que para el Colombiamoda la ciudad se paraliza y así continúa durante varias semanas, pues Colombiamoda es el evento con el que se inicia la feria de las flores, la cual es una de las más importantes del país. Además empezaba el mundial de futbol de la sub20. Los paisas, así se les conoce a los habitantes de Antioquia y parte del Eje Cafetero, durante casi un mes estaban de fiesta.

De martes a jueves estuve absorta en Colombiamoda, mientras, Pedro turisteaba por la ciudad. El viernes recibíamos una visita: su papá. Estábamos muy emocionados por su visita. Compramos boletos para ver el partido de México – Argentina y sólo esperábamos su llegada para el viernes. Todo había cuadrado.

El viernes fuimos por él. Le contamos de  Angie y Marcel, nuestros anfitriones, que eran de lo más bacanos. Los hoteles estaban llenos, pues ese mismo viernes, además del partido se inauguraba la Fiesta de las Flores.

La Fiesta tiene una programación con la cual no te aburrirás, además de que gente de todos lados llega a la ciudad. Muchos se quedan desde el Colombiamoda. Hay gente que arrienda, incluso por un mes.

Fuimos al partido, a comer “Comida mexicana” y a ponernos al día después de un año de no estar juntos.

El sábado habíamos planeado ir a Santa Fe de Antioquia, un pequeño pueblo a  poco tiempo de Medellín. Nos recordó mucho a Tepozotlan. Calles empedradas, pequeñas iglesias, aire de pueblo. Ahí probamos la famosa bandeja paisa, la cual era el alimento de los lugareños. Un plato bastante sobrado y delicioso. Pedro logró terminar con su plato, todo un logro, la verdad.

Teníamos que hacer algunas compras y en eso enfocamos gran parte de la semana. Ver provedores, materiales, precios… Al final creemos que conseguimos una buena opción.

También conocimos el Museo de Antioquia y cuando estuvieron abiertas, muchas de las iglesias de la ciudad. El martes decidimos que debíamos continuar el viaje, sobretodo si queríamos que Don Pedro conociera todo lo posible. Así, el miércoles continuamos el camino al Eje Cafetero.

Posts Relacionados:

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>