Mérida, la Hermosa

El sábado muy de mañana salimos de San Cristóbal. No sin antes tener un pequeño percance con un chofer de autobús al cual le pegamos sin querer y primero la estaba haciendo de emoción. Nosotros pensamos, para eso tenemos seguro, pero resulta que el seguro sólo labora de lunes a viernes, así que tome usted todo y venga el lunes y a ver que pasa. Le ofrecimos ochenta bolos (aproximadamente diez dólares), los cuales no acepto, pero teníamos un billete de diez dólares, cuando se lo ofrecimos, al chofer se le ilumino la cara y fin de esa historia.

Tomamos camino por la vía “larga”, el Páramo hacia Mérida, la ruta de la Campaña Admirable del Libertador. Visitando todos los pueblitos lindos de la montaña. Yo, Elena, ya me sentía mal después de la cervezada, pero los paisajes andinos de Venezuela son realmente bellos. Almorzamos antes de llegar al Zumbadero, la más rica sopa de arveja que se puedan imaginar, junto con un jugo de moras. Delicioso. Tomamos chocolate caliente en la montaña y paramos hasta La Grita, después de cuatro largas horas de espera por gasolina. La verdad preferimos esperar cuatro horas y pagar menos de un dólar a no esperar y pagar entre cien y ciento veinte dólares como en la mayoría de los países.
Paramo, de San Cristobal a Merida
Paramo, de San Cristobal a Merida
Paramo, de San Cristobal a Merida
Paramo, de San Cristobal a Merida
Paramo, de San Cristobal a Merida
Al amanecer continuamos nuestro recorrido para llegar a Mérida el domingo, pues nos habíamos quedado de ver con Lu, Xavi, Jose y Ana allá. Le intentamos marcar varias veces, pero sin éxito. Estábamos recostados y ellos llegaron a nosotros. Desde el autobús vieron nuestra camper y ya estábamos juntos de nuevo.
Merida entre las montañas
Ese día fuimos recibidos por la familia Nuñez Diaz. Nuestros amigos se estaban quedando en su casa y nos dejaron estacionarnos en su fraccionamiento. Una de las pocas familias que conocen Belice, así que teníamos por fin con quien hablar de ese bello país. En la mañana, Victor nos llevo a probar la deliciosa Pizca Andina.
Merida entre las montañas
A la mañana siguiente nos vimos con Mary en la Plaza de las Heroínas, nos llevo a su bella casita en la montaña y entre la enfermedad, un rico frío que ya extrañábamos y el cálido recibimiento de la montaña pasamos ahí varios días.
Merida entre las montañas
Merida entre las montañas
En Venezuela el servicio médico es gratuito y yo quería conocer esos famosos intercambios de médicos cubanos por gasolina, pero triste desilusión, me tocó un médico venezolano. Los medicamentos aunque no me los regalaron fueron realmente económicos y es un alivio saber que puedes ir al médico sin temor de no ser atendido por no cotizar.

Uno de los días de mi enfermedad subimos a casa de Toby, otro de esos grandes personajes de Venezuela. El hace de todo en su casa. Tiene una cantidad de animales impresionante que van desde perros, gatos, conejos, gallinas, vacas hasta un huerto de donde se prepara sus alimentos. Muy amablemente nos regalo cilantro, perejil y yerbabuena para la casa rodante, ahora tenemos un pequeño huertito con nosotros.
Merida entre las montañas
Junto con Mary, los boludos Lu y Xavi y nuestra linda amiga Ana fuimos a La Culata, uno de los lugares más fríos. Después llegamos a Tabay y había una fiesta a la que fuimos invitados. Ser extranjero muchas veces te da el exotismo de no ser un gorrón más. Era el cumpleaños de dos de los chicos y hasta pastel comimos.
Merida entre las montañas
Merida entre las montañas
Merida entre las montañas
Merida entre las montañas
Merida entre las montañas
Merida entre las montañas
Merida entre las montañas
Después de tantos días en Mérida y sus alrededores ya era hora de partir. Pero esta vez, además de Ana que se nos unió al viaje por unos días teníamos una compañía más: Guru.
Merida entre las montañas
Siempre hemos admirado a toda esa gente que le da hogar temporal a todos los animales que son abandonados; Mary y William hacen una labor que habla de su gran corazón al recoger, cuidar, dar alojamiento y buscar casa para todos esos pequeños. Nosotros nos enamoramos de Gurú y ahora lo queremos llevar a conocer el mundo. Siguiente parada: el desierto y el mar, la Península de Paraguaná y el primer acercamiento de Gurú al mar.
Guru ya tiene su propia página:
http://elviajedeguru.tumblr.com/
Para ver todas las fotos de Mérida y sus alrededores sigue el enlace Mérida, Venezuela

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>