De fronteras, migraciones, aduanas y policía.

¿Cómo funciona? ¿Acepto la ayuda de gente en los trámites de frontera? ¿La policía es confiable?
Muchas preguntas como estas nos hacíamos hace cuatro años y por eso hicimos un podcast para contarles nuestra experiencia por 17 países en estos 75 000 km.

dfushuaia.com
Al fin del mundo y más allá.

Frontera de Guatemala- El Salvador
Frontera de Guatemala- El Salvador

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Alles auf dem Weg

Hay un cuento que me gusta mucho. Me gusta por real y me gusta contarlo cuando la gente nos pregunta sobre lo bueno y lo malo de viajar, que para mi es lo mismo que vivir… No hay blanco, ni negro.  Todo busca el equilibrio.

Cuento popular taoísta del Caballo Perdido del Anciano.
Había una vez un campesino sabio y su hijo que tenían un caballo. Un buen día el animal se les escapó y los vecinos del pueblo les fueron a consolar por su mala suerte, pero el campesino les dijo:- El único hecho cierto, hoy aquí, es que se ha escapado un caballo. Si eso es buena o mala suerte, el tiempo dirá.Unos días después el caballo retornó con una yegua, y los vecinos del pueblo felicitaron al campesino y a su hijo por su buena suerte. Como la vez anterior el campesino les dijo:- El único hecho cierto, hoy aquí, es que el caballo ha vuelto con una yegua. Si eso es buena o mala suerte, el tiempo dirá.Al cabo de un tiempo, el hijo del campesino, intentando domar a la yegua salvaje, se cayó y se rompió una pierna. El médico dictaminó que se quedaría cojo para toda la vida. Los vecinos fueron a casa del campesino y de su hijo para consolar a este último, consternado por su mala suerte. Una vez más el campesino dijo:- El único hecho cierto, hoy aquí, es que mi hijo se ha roto una pierna. Si eso es buena o mala suerte, el tiempo dirá.Entonces comenzó una cruenta guerra en el país y un grupo de guerreros vinieron a reclutar de manera obligatoria a todos los jóvenes del pueblo. Cuando se disponían a alistar al hijo del campesino se fijaron en que este cojeaba de una pierna:
– ¿Qué te pasa en la pierna? – preguntó el jefe de los guerreros.- Me caí de una yegua mientras intentaba domarla. Nunca más podré caminar derecho o correr- contestó el hijo del campesino.- Así no nos sirves. Necesitamos hombres fuertes para combatir, harás mejor en quedarte con tu padre y tu mujer – dictaminó el jefe. El campesino dijo:- ¿Lo entiendes ahora, hijo mío? Los hechos no son ni buenos ni malos en sí mismos, lo que nos hace sufrir son las opiniones que tenemos de ellos. Hay que esperar a como afectan a nuestro devenir. Un día maldijiste tu pierna y ahora es ella la que te ha salvado de una muerte cierta. 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

¿Peligros en la ruta? Podcast no.2


¡Buen día gente bonita!
Les dejamos el segundo podcast que preparamos. Trata sobre los peligros del viaje.
Creemos que todo es parte del equilibrio y cuando algo se va, es porque algo mejor viene.
Esperamos sus comentarios ;)

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Podcast no.1 ¿Cómo le hacemos para viajar tanto tiempo?

Queridos todos,
Hoy comenzamos con una nueva manera de interactuar con todos los cibernautas :)
Empezamos por la pregunta obligada que la gente nos hace al enterarse que llevamos casi 4 años viajando. Esperamos ayudarlos a resolver sus dudas a través de nuestra historia.
Dudas, comentarios, felicitaciones, invitaciones, todo lo que quieran por favor en los comentarios.

¡Estamos muy emocionados! Mañana vamos a Cataratas de Iguazú <3

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Viajar con perro: hospedaje, transporte y paseos.

Gurú en Lago Puelo

Día con día recibimos más preguntas de viajeros con sus mascotas. Esto nos llena de gusto, pues una mascota es una responsabilidad y su compañía es ideal durante los viajes. Adoptar a Gurú fue una de las mejores decisiones, pues su compañía y manera de ver el mundo, nos nutre de experiencias.

En un post anterior, les había contado los papeles que se requieren para cruzar fronteras y en esta ocasión les quiero contar un poco sobre la convivencia y la aceptación de las mascotas en viajes largos.
HOSPEDAJE–>
Nosotros viajamos en una casita rodante, así que el tema de los hoteles no es una complicación para nosotros. Generalmente no decimos que viajamos con perro, las veces que hemos tenido que hacer uso del servicio, cuando ven al perro, nosotros ya somos huéspedes. En Lima por ejemplo, el chico del hotel cuando lo vio nos dijo que estaba prohibido (Los perros tienen fama de sucios y maleduacados, pero eso sólo depende de la educación del dueño). En esa ocasión le dijimos que no se preocupara, pues Gurú duerme en la casita rodante. Un día se quedó a dormir con nosotros en la habitación y el chico ni lo notó. En otras ocasiones- En Colombia nos pasaba mucho- la gente se emociona al verlo y no les importa que este en el hotel, incluso nos miran mal por dejarlo en el auto: “¡Pobrecito!” o cuando por trabajo, tenemos que quedarnos largas temporadas viviendo en hoteles, Gurú se gana el cariño de los empleados.Todo es mérito de él.

En caso de couchsurfing, hacemos lo mismo: No avisamos sobre él, aunque la mayoría de la gente va al perfil de facebook y bueno, ahí hay bastantes fotos de nuestro peludo acompañante. Dejamos que nuestros anfitriones decidan sobre su interacción con Gurú. La mayoría han tenido perros o no tienen problemas con él. En caso de que los tuvieran, Gurú se queda en la casita sin problemas. Le pregunté a un amigo que viajaba con su perro y él tuvo la misma experiencia: En Couchsurfing es mucho más sencillo que en hotel. Aunque es cuestión de insistir.

TRANSPORTE–>
En general siempre viajamos juntos y muy pocas veces nos hemos visto con la disyuntiva del transporte. Sabíamos que en Bolivia, los animales son parte habitual de los transportes, así que para nosotros fue un punto a favor y así fue como Gurú conoció la Isla del Sol.
Cuando estuvimos en Chichiriviche, conocimos a Muri, un español que viajaba con su perro y tuvo un trágico final en un transporte en Perú. Después de conocer su historia, el viaje que hicimos a la selva fue muy pensado, pues sabíamos que en el auto gastábamos bastante, pero no queríamos arriesgarnos a que Gurú sufriera una muerte por asfixia en los espacios para transportar equipaje. Después, ya que estábamos en Tarapoto, unos amigos nos contaron que ellos habían llegado de taxi en taxi y habían gastado prácticamente lo mismo que en bus. Si lo hubiéramos sabido, tal vez hubiéramos viajado mucho más tranquilos en taxi desde Chachapoyas hasta Tarapoto. Si piensan viaje en transporte público, tal vez esta es una opción bastante funcional en países donde los taxis no sean significativamente más caros.

Sabemos que para viajar en bus muchas veces te piden que vaya en la caja transportadora, las veces que hemos tenido que viajar así, así lo hemos hecho, pero yo siempre reviso el lugar donde ira y preferimos los tramos cortos para que no sea pesado para Gurú.
Generalmente lo más complicado es viajar con él en transporte público de ciudad, ya sea metro o colectivo, pues no los consideran y son más estrictos. En Cuenca nos fue complicado andar con él, pues dependía del conductor y ya que teníamos un recorrido hecho, no era seguro tener el regreso asegurado.
Los taxis generalmente aunque muchos no quieren, terminan queriendo y es fácil.

PASEOS–>
Los paseos son quizás uno de los más complicados, pero tal vez si viajan con tiempo sea mucho más sencillo.
Cuando los paseos son de un día, sabemos que aunque Gurú no gocé estar solito todo el día, al llegar lo sacamos a pasear y pasamos tiempo con él.
Cuando los paseos son de más días se complica, pero nada es imposible. Por ejemplo, cuando hicimos el tour de Uyuni, ya que habíamos comprado los “lugares” le preguntamos a la misma persona que nos los vendió con quien podríamos dejar a nuestro bandido y ella nos ofreció lugar en un terreno para la casita y su hija estuvo dispuesta a cuidar a Gurú. Se ve que lo trató muy bien, pues Gurú se encariñó muy rápido con la chica.
Cuando conocimos Machupichu, fue algo parecido, cuestión de preguntarle al chico del hotel y él se ofreció a cuidarlo. Salimos a las 4 de la mañana y volvimos a las 2 de la mañana del día siguiente. Dejarlo en la casita tanto tiempo hubiera sido muy injusto para él, pero como estuvo cuidado por el encargado ambos tuvieron tiempo para desestresarse juntos.

En lo que se refiere a Parques Nacionales (muy usuales en Argenina y Chile) lo escondemos, jejeje. Sabemos que está prohibido entrar con animales, pero también es un hecho que Gurú está educado y en esos casos tratamos de alejarnos del tumulto del turismo y salir a pasear con él de noche.
Chaltén, por ejemplo, es un pueblo que está dentro de un Parque Nacional, así que el guardabosques siempre está al pendiente de que los perros estén con correa y no está permitido que te acompañen a los paseos. Esta fue una de las causas por la que nos fuimos relativamente rápido del pueblo.
Uno de los paseos con los que nos quedamos ganas fue hacer Torres del Paine. Se necesitan de al menos tres días para poder hacerlo, pero nuestra pasividad fue la culpable, no Gurú. Encontramos un parcero (amigo colombiano) que se quedaba en casa de una couch y cuando regresamos del parque nos dijo: “Le hubieran avisado a la chica con la que me quedo, seguro les cuida el perro o les consigue quien lo haga” Claro, ella, una local, es mucho más fácil que conozca quien lo haga, ya sea por buena voluntad o por negocio.

Si ponemos en una balanza, definitivamente gana – por mucho- viajar con nuestro peludo acompañante. Pasamos muchos más ratos de diversión y amor que momentos de tensión y dudas.
Ojalá se animen a viajar con sus mascostas y por favor, no duden en preguntarnos dudas puntuales ;)

Abrazos desde Rosario

Gurú en Cerro Laderas, invierno 2013
<3
Playa Canoas, Ecuador.
Gurú conociendo La Paz, Bolivia.
¡Listos para el culipatin! Invierno 2012
Cambio de look en La Paz, Bolivia
Amaru Muro, Perú
Navegando el Lago Titikaka
En la Isla del Sol, Bolivia.
¡Glaciares!
Lago Epuyen, Patagonia Argentina
¡Saltando en Los Lagos!
Viña del Mar, Chile
Primer noche de Gurú en la casa rodante ¡Bebé!

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Sin prisa, pero sin pausa…

Hace unos días desperté con ese coro en la mente y cual mantra profético, así han sucedido los días de fin y principio de año.
Diciembre es un mes en mucha actividad social, quizá no tanto como en México, pero con el verano, las actividades al aire libre imperan. Todo esto conjugado, más la visita exprés a Uruguay, el famoso paquete que no llegaba y la imprevista descompostura de la cámara nos mantuvo ocupados. Algunas veces nos desesperabamos y ya queríamos cambiar de aires, otras nos acostumbrábamos a la rutina.

Buenos Aires, quedará como la ciudad del reencuentro. Pudimos volver a abrazar y pasar buenos momentos con amigo conocidos en otras latitudes, amigos que nos presentaron nuevos amigos, mas los que conocimos por cuenta propia, así que los asados las comidas familiares, paseos y piletas estuvieron siempre presentes de principio a fin.
Además, gracias a una conjunción de motivos, comenzamos a trabajar en un proyecto web súper bonito que nos mantiene, junto con las artesanías, creativamente trabajando. No hubo tiempo perdido.
Cuando por fin dejamos Buenos Aires para poder trabajar y vivir el verdadero verano, llegamos a Gualeguaychu. Nuestra visita anterior había sido de apenas unas horas y aunque teníamos la intención de sacar los papeles de Gurú y continuar la travesía; la tranquilidad de los días, el río y sus playas, nos dieron motivos para darnos unas vacaciones. La señal del celular era de contentillo, a veces había, a veces no. Internet de buena calidad era necesario ir a buscar al pueblo y sobretodo, ya extrañabamos la vida al aire libre.

Hacer turismo en Argentina es bastante caro, sobretodo en verano, y no tiene que ver con la inflación. Nosotros muchas veces sentimos que es un abuso para el turista, ya sea nacional o extranjero. Pretender vivir el resto del año con e trabajo de tres meses es muy ambicioso y lo peor es que es una falacia, pues de todos modos los meses restantes hay que trabajarlos.
Así, que sin importar los corsos, tomamos carretera y cruzamos a Uruguay, esta vez, todos juntos. Nuestra primer parada fue Mercedes, donde nos recibió un encuentro internacional de jazz. Hemos reiniciado el camino que esta vez va más hacia el este, que hacia el norte. Estamos muy felices de estrenar país ü
Mientras reparamos la cámara, las fotos serán del celular.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Caminante no hay camino, se hace el camino al andar.

La frase que da título al post la gente nos la dedican mucho. En lo personal prefiero otras frases del mismo poema de Manuel Machado y la versión musicalizada de Joan Manuel Serrat siempre me pone la piel chinita.  Les dejo ambas versiones y escojan su frase favorita.

Tan es “nuestra” frase que en el mate que tenemos nos la regalaron grabada, así que esos días que compartimos el mate, compartimos la energía del viaje.

PROVERBIOS Y CANTARES – XXIX
Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre el mar.

Nunca persequí la gloria,
ni dejar en la memoria
de los hombres mi canción;
yo amo los mundos sutiles,
ingrávidos y gentiles,
como pompas de jabón.

Me gusta verlos pintarse
de sol y grana, volar
bajo el cielo azul, temblar
súbitamente y quebrarse…

Nunca perseguí la gloria.

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino
sino estelas en la mar…

Hace algún tiempo en ese lugar
donde hoy los bosques se visten de espinos
se oyó la voz de un poeta gritar
“Caminante no hay camino,
se hace camino al andar…”

Golpe a golpe, verso a verso…

Murió el poeta lejos del hogar.
Le cubre el polvo de un país vecino.
Al alejarse le vieron llorar.
“Caminante no hay camino,
se hace camino al andar…”

Golpe a golpe, verso a verso…

Cuando el jilguero no puede cantar.
Cuando el poeta es un peregrino,
cuando de nada nos sirve rezar.
“Caminante no hay camino,
se hace camino al andar…”

Golpe a golpe, verso a verso.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS